A Charlyne Le Importa

newsletter_banner

Domingo, 23 de Abril del 2017

¡EL HA RESUCITADO!
 
El domingo por la mañana temprano, mientras aún estaba oscuro, María Magdalena llegó a la tumba y vio que habían rodado la piedra de la entrada. Corrió y se encontró con Simón Pedro y con el otro discípulo, a quien Jesús amaba. Les dijo: “¡Sacaron de la tumba el cuerpo del Señor, y no sabemos dónde lo pusieron!” Pedro y el otro discípulo se dirigieron a la tumba.  Ambos iban corriendo, pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro y llegó primero a la tumba.  Se agachó a mirar adentro y vio los lienzos de lino apoyados ahí, pero no entró. Luego, llegó Simón Pedro y entró en la tumba. Él también notó los lienzos de lino allí, pero el lienzo que había cubierto la cabeza de Jesús estaba doblado y colocado aparte de las otras tiras.  Entonces el discípulo que había llegado primero a la tumba también entró y vio y creyó, porque hasta ese momento aún no habían entendido las Escrituras que decían que Jesús tenía que resucitar de los muertos.  Juan 20:1-9
 
¡Jesucristo ha resucitado! ¡Jesucristo está vivo! Dios venció la muerte, al pecado y a Satanás. Regocijémonos y alabemos al Señor hoy mientras adoramos al Rey de Reyes. Dios hizo un milagro asombroso de Resurrección el Domingo en la mañana, mostrándole a todo el mundo en Jerusalén que Pilato, los sumos sacerdotes, los Fariseos y la multitud, verdaderamente habían crucificado al “Hijo de Dios.”
 

En ese momento, la cortina del santuario del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló, las rocas se partieron en dos, y las tumbas se abrieron. Los cuerpos de muchos hombres y mujeres justos que habían muerto resucitaron. Salieron del cementerio luego de la resurrección de Jesús, entraron en la santa ciudad de Jerusalén y se aparecieron a mucha gente. El oficial romano y los otros soldados que estaban en la crucifixión quedaron aterrorizados por el terremoto y por todo lo que había sucedido. Dijeron: “¡Este hombre era verdaderamente el Hijo de Dios!”  Mateo 27:51-54
 
¿Puedes imaginarte el shock que debe haber sido cuando las mujeres fueron a la tumba para encontrar que la piedra había sido removida de la entrada? Entonces los discípulos que estaban con ellas encontraron que la tumba estaba vacía y que el cuerpo de Jesús se había ido. Muchos discípulos pensaron que desde el viernes su ministerio había terminado y que ellos tendrían que volver a sus ocupaciones de pescar y otras ocupaciones. Recuerda que Jesús le había estado diciendo a los discípulos lo que estaba a punto de suceder, pero ellos no entendieron o creyeron en sus palabras. Ahora María Magdalena y María estaban llenas de gozo y excitación. ¿Qué puede significar esto?
 

María se encontraba llorando fuera de la tumba y, mientras lloraba, se agachó y miró adentro.  Vio a dos ángeles vestidos con vestiduras blancas, uno sentado a la cabecera y el otro a los pies, en el lugar donde había estado el cuerpo de Jesús. ‘Apreciada mujer, ¿por qué lloras?’ —le preguntaron los ángeles. “Porque se han llevado a mi Señor” —contestó ella—, “y no sé dónde lo han puesto.” Dio la vuelta para irse y vio a alguien que estaba de pie allí. Era Jesús, pero ella no lo reconoció. “Apreciada mujer, ¿por qué lloras?” —le preguntó Jesús—. “¿A quién buscas?” Ella pensó que era el jardinero y le dijo: “Señor, si usted se lo ha llevado, dígame dónde lo puso, y yo iré a buscarlo.” “¡María!” —dijo Jesús. Ella giró hacia él y exclamó: “¡Raboní!” (que en hebreo significa “Maestro”). “No te aferres a mí” —le dijo Jesús—, “porque todavía no he subido al Padre; pero ve a buscar a mis hermanos y diles:” ‘Voy a subir a mi Padre y al Padre de ustedes, a mi Dios y al Dios de ustedes.’ María Magdalena encontró a los discípulos y les dijo: “¡He visto al Señor!” Y les dio el mensaje de Jesús.  Juan 20:10-18
 
¡Imagínate siendo escogido por Dios para ser uno de los primeros en ver a Jesucristo vivo! De hecho, María Magdalena, no sabía que era Jesús que le estaba hablando a ella, pero entonces Jesús le dijo su nombre. Ella supo inmediatamente que esto era el Maestro, Su Señor. ¿Conoces la voz del Señor?
 
¿Cómo llegas a reconocer Su voz? El secreto está en pasar tiempo con El diariamente, leyendo Su Palabra. Que este Domingo de Resurrección sea el día que tu hagas un total sometimiento a Jesús para ser el Señor y Salvador de tu vida para siempre. Dile a Jesús que vas a seguir Su voluntad y camino para tu vida y matrimonio.
 

Sin embargo, cuando les dijo que Jesús estaba vivo y que lo había visto, ellos no le creyeron.  Tiempo después, Jesús se apareció en otra forma a dos de sus seguidores que iban caminando desde Jerusalén hacia el campo.  Ellos regresaron corriendo para contárselo a los demás, pero ninguno les creyó.  Incluso más tarde, se apareció a los once discípulos mientras comían juntos. Los reprendió por su obstinada incredulidad, porque se habían negado a creer a los que lo habían visto después de que resucitó. Marcos 16:11-14
 
Si María Magdalena te dijo que ella vio a Jesús, ¿qué creerías de ella? Yo hubiera querido haberlo visto yo. Qué triste que dos mil años más tarde, todavía no creemos en el poderoso poder del Señor o que El puede hablar a nuestros corazones. Dios está en el negocio de liberar a los prisioneros y romper las cadenas de sus ataduras. ¡Camina en fe y victoria sabiendo que el Señor al cual tu sirves está vivo!
 
Muchas personas que normalmente no asisten a la iglesia irán para la Pascua. Nosotros hemos estado orando para que tu pródigo sea uno de ellos y escuche del Señor. ¡Ora para que, si el no tiene una relación personal con Jesús, se someta hoy! ¡Qué día tan glorioso será este en el Cielo!
 

Señor, yo oro para que este Día del Señor, miles de pródigos esposos, esposas e hijos de todas las edades alrededor del mundo sean obedientes a Tu voz de instrucción, volviéndose de sus vidas de pecado. Señor, yo oro para que Tu rompas cada fortaleza que esté bloqueando la liberación el arrepentimiento, salvación, sanación y restauración de _____________ y de todos los otros matrimonios. Yo oro para que __________ y todas las relaciones no piadosas y erróneas de los pródigos sean terminadas ahora mismo permanentemente en el Nombre de Jesús. Yo oro por una poderosa unción del Espíritu Santo mientras Tu soplas Tu amor ágape en mi matrimonio y en todas las parejas que están heridas o en matrimonios muertos. Porque nada es imposible contigo, Dios. En el Nombre de Jesús, yo oro. Amén.
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

A CHARLYNE LE IMPORTA Archivos

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: