newsletter_banner

Viernes, 11 de Septiembre del 2015
¿QUÉ PASÓ CON MI MATRIMONIO?
 
De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. Romanos 6:11-12
 
¿Qué paso con tu matrimonio? ¿Qué paso con tu amado cónyuge con quien te casaste y amaste tanto el día de tu boda? ¿Te ha comenzado a mostrar el Señor las piezas del rompecabezas de lo que le paso con tu matrimonio y con tu cónyuge?

A causa de la ignorancia que los domina y por la dureza de su corazón, éstos tienen oscurecido el entendimiento y están alejados de la vida que proviene de Dios. Han perdido toda vergüenza, se han entregado a la inmoralidad, y no se sacian de cometer toda clase de actos indecentes. Efesios 4:18-19
 
¡Qué poderosa escritura. ¿Entiendes lo que le ha sucedido a tu cónyuge? No le ha dicho “no” a la tentación del pecado. La conciencia de tu cónyuge no está funcionando. Su corazón se ha endurecido o está calloso y ha perdido toda sensibilidad a los principios y prácticas morales. Tu cónyuge no parece tener odio al pecado al no tener el amor o el temor de Dios. Si esto describe a tu cónyuge, él /ella ha sido tentado, cegado y engañado. Está viviendo en una trampa de pecado.
 

¿Por qué, hijo mío, dejarte cautivar por una adúltera? ¿Por qué abrazarte al pecho de la mujer ajena? Nuestros caminos están a la vista del Señor; él examina todas nuestras sendas. Al malvado lo atrapan sus malas obras; las cuerdas de su pecado lo aprisionan. Proverbios 5:20-22
 
¿Le has pedido al Señor que te de su divina sabiduría, conocimiento y entendimiento de como restaurar tu matrimonio? ¿Estás dispuesta a luchar por tu cónyuge y por tu matrimonio de por vida? ¿Estás buscando al Señor todos los días por Su intervención divina? ¿Estás leyendo y entendiendo estas poderosas verdades de la Palabra de Dios? Ora para que tu amado esposo o esposa se vuelva desdichado, sin paz, tan agobiado por la culpa y la vergüenza que comience a buscar, escuchar y obedecer al Señor. Él es el único camino para su liberación a través de Jesucristo.
 

Busquen al Señor mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano. Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia. “Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos”, afirma el Señor. “Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!” Isaías 55:6-9
 
¡Qué promesa para ti que cuando tu esposo /esposa /hijo cambie y abandone su camino, el Señor tendrá piedad y le dará libremente la absolución y el perdón. Mientras ayunas y oras por tu amado cónyuge, permíteme sugerirte que tengas un tiempo especial de oración. Pídele al Espíritu Santo que te hable y te revele muchos secretos ocultos sobre ti, tu cónyuge y tu matrimonio que sólo Él puede revelarte. Durante el tiempo que Bob estuvo lejos, el Señor me reveló muchos de mis propios fracasos y pecados en nuestro matrimonio. Le pedí perdón al Señor y luego llamé a Bob pidiendo su perdón. Sí, él pensó que yo había enloquecido, ya que era el quien estaba viviendo en el pecado, pero yo era responsable de mi propio comportamiento y acciones. Yo había tomado la decisión de seguir a mi Señor Jesucristo en todo lo que la Biblia enseña. Yo no iba a renunciar a Dios, o a Bob. El Señor me tocó y me cambió después de mi divorcio, ¡así que yo sabía que el Señor podría tocar y cambiar el corazón de Bob! ¿Escogerás creer lo mismo?
 

Éste es el mensaje que hemos oído de él y que les anunciamos: Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad. Si afirmamos que tenemos comunión con él, pero vivimos en la oscuridad, mentimos y no ponemos en práctica la verdad. Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no habita en nosotros. 1 Juan 1:5-10
 
Ojala hubiera sabido entonces lo que sé ahora, antes de haber cometido tantos errores años atrás. Ahora yo entiendo que fue porque yo no conocía la Palabra de Dios lo suficientemente bien. Yo no había buscado tener un tiempo especial con el Señor para hacer devociones diarias. Yo no había memorizado escrituras, ni había puesto la armadura de Dios sobre mí y mi familia.
 
¡Yo era una cristiana recién nacida y me quedé como bebé por mucho tiempo! Cometí errores como esposa y no le mostré a mi esposo el amor de la forma que la Biblia enseña, ese amor incondicional. Fallé como esposa, pero mi Señor me dió otra oportunidad después de mi divorcio para no renunciar a mi Dios o a mi esposo. Tu Señor Dios también te dará otra oportunidad si lo pones a Él de primero. Entonces empieza a orar por tu amado cónyuge, sin importar cómo te sientes ahora. Dios te traerá de vuelta tus sentimientos y emociones, después que busques su rectitud primero.
 

“Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” Mateo 6:33
 
Jesús es la respuesta. Cada uno de nosotros debemos volvernos a Él confesando nuestros pecados, arrepintiéndonos, dando un vuelco de 180 grados en una dirección diferente, buscando al Señor para que cambie nuestro propio camino y estilo de vida pecaminoso. Tu Señor Dios te cambiará en una nueva mujer u hombre en Jesucristo. Jesucristo ha dejado al Espíritu Santo para guiarnos, instruirnos y protegernos del maligno.
 

“Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil.” Mateo 26:41
 
Lo qué pasó con tu cónyuge no importa ahora. ¿Cómo vas a reaccionar, vivir y luchar por tu cónyuge que ha sido tomado cautivo por el enemigo? Tu Señor Dios irá tras tu cónyuge. Él no ha renunciado a él /ella. Jesucristo murió por todos los pecadores. Nunca dejes de creer en el poder del Dios maravilloso para ganar la guerra. ¡Hay una ruta de escape con la luz del Señor brillando para mostrarles el camino a casa!

Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial

Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: