newsletter_banner

Viernes, 9 de Octubre del 2015

¡DILE NO AL PECADO!
 
Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado; porque el que muere queda liberado del pecado. Romanos 6:6-7
 
Que promesa tan potente para que tú y yo la aprendamos y la oremos por tu amado esposo o esposa. ¿Estás batallando con remordimientos del pasado? No llores por el pasado, más bien alaba al Señor quien bien sabes puede liberarte a ti, a tu cónyuge y a tus hijos de las ataduras del pecado. Si, Jesucristo puede liberar a cualquier persona de las adicciones a la pornografía, adulterio, alcohol, drogas o cualquier otra situación como es la ira o la falta de perdón.
 

Jesús respondió: “Ciertamente les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado. Ahora bien, el esclavo no se queda para siempre en la familia; pero el hijo sí se queda en ella para siempre. Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.” Juan 8:34-36
 
Tenemos que aprender a “decirle no al pecado” cada día crucificando nuestra naturaleza pecaminosa. Tú debes enseñarles a tus hijos y decírselo a tu cónyuge, cuando la oportunidad se presente, que Jesucristo les perdonará todos sus pecados. ¿Qué deben hacer ellos? Deben confesar y arrepentirse de sus pecados.
 

Pedro les contesto: “Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo. En efecto, la promesa es para ustedes, para sus hijos y para todos los extranjeros, es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar. Hechos 2:38-39
 
¿Qué puedes hacer tú ahora? Decide esmerarte en “seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.” (2 Timoteo 2:22). Conoce el poder de tu fidelidad al mantenerte firme orando por la salvación de tu cónyuge y la sanación de tu matrimonio.
 

No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí. Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. Filipenses 3:12-14
 
¡No profeses ser cristiano si vives como el demonio! Dios conoce lo que estás haciendo en cada momento del día. Pídele al Señor que examine tu corazón y te muestre si hay algún pecado que aún no hayas confesado. Todos nosotros debemos dejar de usar una máscara cuando es conveniente. Eso es lo que le sucedió a tu cónyuge. Fue engañado, cegado y seducido por el espíritu de mentira, creyendo que vivir en el pecado no perjudica a nadie, cuando en realidad, el pecado lo está destruyendo y perjudica a todos sus seres queridos.
 

Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida. Aleja de tu boca la perversidad; aparta de tus labios las palabras corruptas. Proverbios 4:23-24
 
Nuestros caminos están a la vista del Señor; él examina todas nuestras sendas. Al malvado lo atrapan sus malas obras; las cuerdas de su pecado lo aprisionan. Morirá por su falta de disciplina; perecerá por su gran insensatez. Proverbios 5:21-23

 
¿Defenderás los estándares de Dios todo el tiempo? ¿Estás siendo tentado para dejar de luchar por tu matrimonio? ¿Estás siendo tentado ahora? ¿Estás listo para “seguir adelante con tu vida?” Creo que estás siendo tentado por el enemigo o por la concupiscencia de la carne. ¡Decide ser diferente! Nunca olvides el día de tu boda, tus votos matrimoniales y el pacto que hiciste el día de tu boda con Dios. Deja que Dios te muestre su voluntad perfecta para tu matrimonio. Dios sana los matrimonios heridos y resucita los matrimonios muertos, si esperamos en el tiempo perfecto de Dios.
 
Tenemos que orar cada día por tu cónyuge y todos los esposos y las esposas pródigos que están viviendo en desobediencia y rebelión. Nunca dudes del poder de la oración. Imagínate si todos nos paramos en la brecha por todos los cónyuges pródigos orando para que se humillen ante el Señor Jesús quién puede liberarlos de la desobediencia, la mentira, la ira, la codicia, la lujuria, el adulterio, la pornografía y el orgullo. Que nunca dejes de creer en el poder del Señor Jesucristo, que vino al mundo y murió en la cruz, derramando su sangre por todos los pecadores, incluyendo a tu cónyuge y a todos los cónyuges pródigos, todos los hijos rebeldes y seres queridos.
 

“Les abrirás los ojos para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios: creyendo en mí se les perdonarán los pecados y compartirán la herencia de los santos.” Hechos 26:18
 
Que nunca olvides de orar por tu cónyuge, tus hijos, tus seres queridos perdidos, amigos y compañeros de trabajo. Cada uno de ellos necesita al Señor Jesucristo como Salvador y Señor de su vida. Tú puedes ser el faro para que vean la diferencia en ti. Sí, decide ser diferente, “dile no al pecado”. Vive en obediencia al Señor y esto te llevara a imitar a Cristo en tu vida.
 

Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia. Romanos 8:10
 
No te canses de luchar defendiendo el matrimonio y aborreciendo el divorcio. Tú estás en la lucha defendiendo los estándares de Dios. Dios odia el divorcio. Sigamos orando por todas las iglesias y pastores para que despierten y se alarmen por los divorcios en sus iglesias y en el mundo. ¡Entonces, repentinamente, por el poder del Espíritu Santo, todos los pastores comenzaran a orar y luchar contra el enemigo que está atacando a tantos matrimonios y familias! Nada es imposible para Dios. ¡Oremos por un avivamiento!
 

Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe. Hebreos 12:1-2

Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial

Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: