newsletter_banner

Lunes, 26 de Octubre del 2015

Cada semana compartimos devocionales invitados escritos por compañeros standers. Las opiniones expresadas a continuación son los del autor y no reflejan la opinión de Regocijo Ministerio Matrimonial, Inc. o de los Steinkamps.


DOS PREGUNTAS DE JESUS
 
¿Has sido herido por decepciiones o rechazos pasados? Piensa acerca de lo que Jesús le preguntó al hombre en Juan 5,”¿Te gustaría recuperar tu salud?” Esta es la primera pregunta que El nos hace.
 
“Los problemas que enfrentamos no son el verdadero problema. Es cómo nos sentimos acerca de estos problemas lo que nos causan angustia.” (Evans, Sano Sin Cicatrices.) Mientras lucho con la traición de mi marido, yo tengo que llegar a un acuerdo con el hecho de que esa aventura ya pasó. Ya  ha terminado. Esta no tenía más poder para hacerme daño. Esto no era el verdadero problema. Lo que yo sentía acerca de la aventura era lo que  podía hacerme daño. Yo necesitaba resolver esto en mi mente y en mis emociones, para que esto no tuviera por más tiempo la habilidad para hacerme más daño. Dios es mucho más grande que mis circunstancias, y yo tenía que realizar esto.
 
La segunda pregunta que Jesús nos pregunta es “¿Crees tú que Yo soy capaz de sanarte?” En el relato de Mateo, de Jesús sanando a dos hombres ciegos, Jesús “tocó sus ojos y dijo, ‘De acuerdo a tu fe, así será hecho.’”  (Mateo 9:29). Al ellos creer en Su habilidad para sanarlos, El los sanó. Ellos recibieron la cura de su ceguera en respuesta a su fe.
 

Cuando Jesús sanó a Bartimeo,  le dijo, “¿Qué tu quieres que yo haga por ti?”  Y el hombre ciego le dijo, “¡Rabí, yo quiero recobrar mi vista!” Y Jesús le dijo, “Vete; tu fe te ha salvado;” Inmediatamente el recobró su visa y comenzó a seguir a Jesús por el camino.  Marcos 10:51-52 (NASB)
 
Cuando el centurión le rogó a Jesús porque su sirviente estaba tirado en una cama paralizado y atormentado por el dolor,  Jesús le dijo al centurión, “Vuelve a tu casa; debido a que creíste, ha sucedido.” Y el joven siervo quedó sano en esa misma hora.  Mateo 8:13 (NKJV)

 
Hay un hilo conductor de todos estos escenarios. Jesús dice: “Conforme a tu fe, te será hecho.” Me pregunté a mi misma si realmente creía que Jesús era capaz de sanar. Yo sirvo a un Dios Todopoderoso, y un corazón roto no es nada difícil para El de reparar. Yo creo que El puede sanar mis emociones a un punto donde yo  podría estar mejor que antes de la aventura. De acuerdo a mi fe, esto fue hecho para mi.
 
Aunque el dolor emocional asociado con la aventura era muy fuerte, sabía que Dios era aún más fuerte. Dios podría resucitar el amor entre mi marido y yo y hacer que nuestra relación fuera mejor que nunca. El único obstáculo era mi incapacidad para dejar ir el dolor, pero esto fue conquistado por la fe en Dios y en la Palabra de Dios.
 
Yo oré para que las imágenes en mi mente pudieran cesar, que los recuerdos fantasmas de ese tiempo de dolor se desvanecieran, y que mi mente fuera llenada con la verdad de la Palabra de Dios y por el amor de Dios por mí. Jesús vino  para que pudiéramos tener vida abundante. Yo quería eso, y yo no deseaba nada  lo obstaculizara.
 
Así que yo tomé el coraje, mi compañero stander, para decir, “Sí, Señor. Yo quiero ser sanada, y yo creo que Tú eres capaz de hacer esto. Yo sé que ésta es Tu voluntad. Tú eres capaz de hacer esto porque Tu Palabra dice que Tú eres un Sanador, por lo tanto yo creo por fe que yo voy a ser sanada así como lo dice Tu Palabra.”
 
No pierdas las esperanzas. Dios es fiel, y mi matrimonio está ahora en un lugar que nunca antes había estado. Toda esta terrible experiencia nos ha mostrado cuánto realmente nos amamos el uno al otro, y no lo tomamos ninguno de los dos por sentado. Mi marido me dice que me ama casi todos los días, saliendo de la nada, y sé que  realmente es en serio. Mi corazón reboza de gozo cuando lo escucho decirme que el se da cuenta ahora más que nunca cuánto realmente yo lo amo y que el no haría nada para dañarlo. El está verdaderamente agradecido por el segundo chance. Yo estoy agradecida de tenerlo de regreso a casa. Yo hubiera deseado que el no se hubiese involucrado emocional y sexualmente con otra mujer. Eso todavía duele. Pero yo no puedo cambiar el hecho de que pasó. Todo lo que puedo cambiar es cómo yo voy a moverme adelante desde este punto, y Dios ha sido fiel para sanar mi corazón.
 
El amor y el poder de Dios pueden ser amplificados a través de nuestras pruebas. Si tú has sido herido por una decepción, miedo o rechazo pasado, yo te animo a ti a considerar estas dos preguntas de Jesús:

 

1. ¿Te gustaría recuperar tu salud?

 

2. ¿Crees tú que Yo soy capaz de sanarte?

Es aquí donde comienza la sanación.
 
Sanando en Oregón,
Jaylin

Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: