newsletter_banner

Viernes, 6 de Noviembre del 2015

¡DIOS, TODO LO VE Y TODO LO SABE!
 
“Saray, la esposa de Abram, no le había dado hijos. Pero como tenía una esclava egipcia llamada Agar, Saray le dijo a Abram: “El Señor me ha hecho estéril. Por lo tanto, ve y acuéstate con mi esclava Agar. Tal vez por medio de ella podré tener hijos.” Abram aceptó la propuesta que le hizo Saray. Entonces ella tomó a Agar, la esclava egipcia, y se la entregó a Abram como mujer. Esto ocurrió cuando ya hacía diez años que Abram vivía en Canaán. Abram tuvo relaciones con Agar, y ella concibió un hijo. Al darse cuenta Agar de que estaba embarazada, comenzó a mirar con desprecio a su dueña.” Génesis 16:1-4
 
Me encanta la historia de Abrahán y Sarah, pero hoy voy a compartir sobre Agar e Ismael. Dios ha creado a cada uno de nosotros y se preocupaba por la sirvienta de Sarah, Agar, quien había quedado embarazada a petición de Sarah.
 

“… Al darse cuenta Agar de que estaba embarazada, comenzó a mirar con desprecio a su dueña. Entonces Saray le dijo a Abram: “¡Tú tienes la culpa de mi afrenta! Yo puse a mi esclava en tus brazos, y ahora que se ve embarazada me mira con desprecio. ¡Que el Señor juzgue entre tú y yo!” Abram le contestó, “Tu esclava está en tus manos; haz con ella lo que bien te parezca.” Y de tal manera comenzó Saray a maltratar a Agar, que ésta huyó al desierto.” Génesis 16:4-6
 
Saray se había impacientado con Dios esperando por tener el hijo que la Palabra del Señor le había dicho a Abrahán en una visión. Dios le había dicho a Abrahán esto en el capítulo 15 del Génesis, cuando El Señor le dio la promesa a él y a su esposa, Saray. ¿Cuantas veces te impacientas y no quieres esperar por el plan de Dios, Su propósito y Su tiempo para hacer algo poderoso en tu vida o en tu matrimonio? ¿Cuantas veces te has preguntado si realmente recibirás tu promesa? ¿Cuantas veces tu promesa se ha demorado debido a tu propia desobediencia? Aprende a esperar en el tiempo perfecto de Dios para que tu cónyuge regrese a casa a ti y a tu familia tal como Dios lo ha prometido. No caigas en la trampa de la tentación como Eva y comiences a salir con otros.
 

“Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!” Salmo 27:14
 
“Por eso el Señor los espera, para tenerles piedad; por eso se levanta para mostrarles compasión. Porque el Señor es un Dios de justicia. ¡Dichosos todos los que en él esperan!” Isaías 30:18

 
Eso es lo que le paso a Saray, cuando se impaciento y no confió en Dios. Ella era una mujer ya anciana, y en el ámbito natural, ella había sido estéril durante toda su vida matrimonial. Así que tomó el asunto en sus propias manos tratando de entender a Dios y manipulando los eventos. La parte más triste de la historia es que Abram, tal como Adán, no le dijo “¡No!” a su esposa quien NO estaba confiando, esperando y obedeciendo al plan, propósito y promesa de Dios.
 
¿Has sido rechazada, maltratada, abusada o abandonada en tu matrimonio que has sentido la necesidad de escapar? ¿Estás ahora separada o divorciada? Puede que estés pensando, “¿Dónde está Dios cuando me hieren y hacen daño? Dios esta allí mismo al lado tuyo. Él es El-Roi, ¡el Dios que lo ve todo! La omnipresencia de Dios esta allí y Sus ojos no están cerrados ante tus necesidades o ante tu clamor y oraciones. Dios vio las circunstancias de Agar y mando a un ángel a que hablara con ella.
 

Allí, junto a un manantial que está en el camino a la región de Sur, la encontró el ángel del Señor 8 y le preguntó: “Agar, esclava de Saray, ¿de dónde vienes y a dónde vas?” “Estoy huyendo de mi dueña Saray”, respondió ella. Le dijo el Ángel, “Vuelve junto a ella y sométete a su autoridad. De tal manera multiplicaré tu descendencia, que no se podrá contar. Estás embarazada, y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Ismael, porque el Señor ha escuchado tu aflicción… Como el Señor le había hablado, Agar le puso por nombre “El Dios que me ve”, pues se decía: “Ahora he visto al que me ve”. Por eso también el pozo que está entre Cades y Béred se conoce con el nombre de “Pozo del Viviente que me ve”. Génesis 16:7-11, 13
 
Dios odia las injusticias y tú debes confiar en Dios quien tomara venganza por ti en tus circunstancias difíciles. Durante tu crisis matrimonial, busca al Señor. Esta atenta a su voz suave e instrucciones. Tal vez tengas que enfrentarte con problemas legales, pero mantente firme en la Palabra de Dios y pídele a El que te defienda y proteja de los trucos y artimañas del enemigo. Aprende la Palabra de Dios y aplicala a tu vida a diario.
 

No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos. Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos. No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: “Mía es la venganza; yo pagaré”, dice el Señor. Antes bien, “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta. No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.” Romanos 12:17-21
 
Dios lo ve todo. Dios vio que Agar estaba siendo maltratada por Saray y Él apareció y la rescató del desierto. Es también interesante ver que a Agar se le dijo que regresara a su ama y se sometiera a ella. Durante tu jornada espiritual hacia un matrimonio restaurado, el Señor permitirá que tu pases por diferentes circunstancias para que tú puedas convertirte en un hombre o mujer de Dios. ¡Si, tal vez tu tengas que aprender como ‘cerrar la boca, caminar con fe, someterte a otros y crucificar tu propia naturaleza pecaminosa”, para poder estar preparada para que tu cónyuge regrese a casa al Señor y luego a ti repentinamente!
 
Parte de tu crecimiento espiritual es que tú seas responsable por perdonar a cualquier persona que te haya herido. Tú no puedes seguir llenando tus entrañas de dolor y permitir que la ira o la amargura tome posesión de toda tu vida. En cambio, en tu mente toma a tu cónyuge o a cualquier otra persona que te haya herido y ponla a los pies del Señor. ¡Luego dejalo ir y deja que Dios aplique la justicia y juzgue lo que debe hacer en sus vidas, no tú!
 
Dejame llevarte en la historia 16 años después y Saray tuvo a Isaac. Sarah luego le dice a Abrahán que se deshaga de la mujer esclava y de su hijo. Pero recuerda, Dios lo ve todo. Agar había sido obediente a Dios. Espero que leas el dialogo que Dios tuvo con Abraham diciéndole que no se preocupara por el muchacho o por la esclava.
 
“Pero también del hijo de la esclava haré una gran nación, porque es hijo tuyo.” Génesis 21:13
 
Abrahán le dio a Agar comida y agua y los mando en camino al desierto.
(Lee Génesis 21:14-21) ¿Cuántas veces has tenido que mudarte debido a tus circunstancias matrimoniales? Yo sé que tal vez te hayas tenido que mudar muchas veces o tal vez hayas tenido que mudar con familiares y te sientes como una carga. Dios lo ve todo. Él no te ha abandonado. No creas las mentiras del enemigo de que Dios no te está ayudando. ¡Él nunca te dejara ni te abandonara!
 
Hoy, cree que Dios será to Jehova-Jireh en este momento y para siempre. El proveerá por ti cuando nadie más lo haga. ¿Que debes hacer? Ora. El Señor ve tus lágrimas y escucha tu llanto. Espera a que el Señor intervenga sobrenaturalmente tal como lo hizo con Agar e Ismael. ¡Él será tu Jehova-Jireh ahora y durante toda tu vida aun después que tu matrimonio sea restaurado!

Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial

Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: