newsletter_banner

Martes, 10 de Noviembre del 2015
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

LECCIONES APRENDIDAS EN EL TABLERO DE DAMAS
 
Enséñame tus caminos, Oh Señor, para que viva de acuerdo con tu verdad. Concédeme pureza de corazón, para que te honre . Con todo el corazón te alabare, oh Señor mi Dios, daré gloria a tu nombre para siempre, porque muy grande es tu amor por mi; me has rescatado de las profundidades de la muerte.  Salmo 86:11-13
 
“Abuelo, ¿podemos jugar damas?”  Ryan, nuestro nieto de tres años y medio me preguntó durante una reciente visita. Mis pensamientos corrieron atrás cerca de 55 años, cuando mi propio Abuelo estaba enseñándole a “Bobby” a jugar damas. ¿Dos generaciones atrás? Esto simplemente no parecía posible, pero era verdad.
 
Ryan sabe donde su Abuela guarda el enorme  tablero tipo alfombra. Pronto el y yo estábamos en el piso de la sala, donde Ryan trabajaba para colocar sus piezas rojas de damas en los cuadrados, para que ellas se vieran exactamente igual que en la foto. Pronto me di cuenta que Ryan intentaba jugar damas muy parecido a un individuo aprendiendo a pararse con Dios por la restauración de su matrimonio roto.
 
“¿Quién se mueve primero, Abuelo, yo o tu?” preguntó Ryan. El sonaba justo como una persona nueva parada preguntándole a Dios si El se va a mover, o si ella hace el primer movimiento.
 
Yo intentaba permitirle a Ryan que ganara, pero al mismo tiempo darle una lección en jugar damas. En cierto punto, cuando yo le recordé a el que el no podía mover el tablero, Ryan cogió la hoja de instrucción y pretendía leer. “Esto dice que puedo,” el anunció. Ryan no tenía idea acerca de las palabras en esa página.
 
¿Con qué frecuencia esto es como un hombre o una mujer deseando pararse por su matrimonio. Ellos tienen el libro de instrucción de Dios, la Biblia, pero no han aprendido cómo leer la Palabra, cómo aplicarla en sus vidas, ni cómo permitirle a la Biblia que les hable de manera individual. Ellos cargan sus Biblias, pero no está siendo usada, porque ellos no han aprendido como “leerla” espiritualmente.
 
Ryan y yo nos hemos sentado uno frente al otro bastante veces ahora que el se da cuenta que un objetivo es llevar todas sus piezas de damas a cruzar todo el  gran tablero, para el poder vocear, “¡Rey yo!” cuando el llegue a mi extremo de la tabla. Ryan también es demasiado joven para tener un movimiento a la vez. No entiende porqué el Abuelo no le permitirá recoger una ficha y colocarla en varios movimientos hacia delante.
 
Algunas personas son tan jóvenes en la fe Cristiana, o no han desarrollado su fe, por lo que no pueden entender porqué Dios no se mueve en su matrimonio todo el camino a casa de un solo golpe. Ryan estaba haciendo progresos en su juego, pero el era simplemente muy joven para ver que algo estuviera pasando.
 
Cuando Ryan y yo jugamos damas, yo siempre hago saltos para el, justo como mi Abuelo lo hacia para mi. Al principio, yo tenía que recordarle a Ryan de sus saltos, pero después de unas cuantas veces, el podía ver las oportunidades por el mismo. De hecho,  mi joven amigote de damas comienza a dar saltos que no le corresponden.
 
¿Has sido alguna vez como Ryan? El Señor abre una puerta para ti hacia tu matrimonio para ser sanado. En vez de mover donde El te ha permitido, tu te adelantas, donde Dios no te ha permitido. Como el juego de damas de Ryan, pronto tu te encuentras a ti mismo siendo llamado para atrás por Dios donde tu deberías estar.
 
Varias veces yo le pedí a Rayan que contara las fichas, para que el pudiera darse cuenta de que el estaba ganando. Cada vez, que el contaba despacio las rojas y las negras, el exclamaba, “¡Yo estoy ganando, Abuelo!”
 
¡Yo sospecho que Dios está también pidiéndote que “cuentes las fichas” durante tu parada con El, así te podrás dar cuenta que tu matrimonio está ganando! Muy similar a como Ryan me está golpeando en  damas, tu matrimonio está en el camino a la restauración debido a como Dios se está moviendo. Tu estas ganando la guerra espiritual contra tu familia, pero “¿cuentas tu las damas” de las bendiciones, grandes y pequeñas, que Dios te da todos los días. A menos que tu lo hagas,  no podrás darte cuenta de lo lejos que has llegado. (Un diario es una excelente manera de ser capaz de mirar hacia atrás para ver de dónde has venido).
 
Mi amigo Ryan estaba ganando, pero de repente su temperamento de un niño de tres años y medio lo pateó, al el pararse y decir, “Esto no sirve. Yo no puedo hacerlo. Yo no puedo ganar.” Yo vi la cara de cientos de standers en mi nieto.
 
Al momento de Ryan irse del juego, sólo me quedaban dos damas. El aún tenía varias. Ambas de mis fichas estaban bloqueadas. Ryan estaba a dos movimientos de ganar, pero se rindió. Yo intenté decirle a el, pero el en vez, se había ido a ver un video Cristiano.
 
Yo sospecho que Dios ha sido dejado sintiéndose como yo me sentí, cuando El ha hecho movimientos cuidadosos para traer a esposos pródigos a casa, y el stander, no Dios, decide que el juego se ha terminado. El intenta mostrarles lo cerca que ellos están de la victoria, pero ellos están fuera haciendo sus propias cosas; cualquiera que los plazca, sin importarles el destino final de su pareja.
 
De tiempo en tiempo de nuevo, hemos visto a standers caídos regresar al tablero, para terminar lo que Dios los ha llamado a hacer. Desafortunadamente, la mayoría de los standers que se van del camino han tomado un doloroso y costoso desvío. El camino que parecía tan atractivo tomó un giro repentino en la maleza y matorrales por delante y fuera de la vista.
 
Al poner el juego de damas fuera, yo miro hacia delante muchos años, al día en que  Ryan adulto pueda sentarse con su Abuelo en cama y jueguen un juego final de damas, así como lo hice con mi Abuelo durante su enfermedad terminal. ¿Qué le habré enseñado a Ryan con mis acciones, al igual que con mis palabras?
 
Me abuelo me enseñó a jugar damas, y a disfrutar unas palomitas de maíz. El me enseñó como hacer panqueques en una plancha. El me enseñó a pescar. También me enseñó, sin decir una palabra, cómo ser un marido infiel y cómo salir de una abuela para otra persona. ¡También puso en su lugar una maldición generacional! Que gracias a Dios Charlyne tomó su posición con su Jesús y se rompió.
 
Mi Abuelo también me enseñó otra cosa. De pie frente a la tumba abierta de mi Abuela, me enseño a arrepentirme a una familia por los errores cometidos al convertirse en un cónyuge pródigo. Con una segunda esposa torpemente mirando, y los sollozos y lágrimas, mi abuelo pedía disculpas a sus hijos adultos por el camino que había tomado muchos años antes.
 
De todo lo que mi abuelo me enseñó, la lección aprendida en el lado de la tumba fue la mayor de todas. Mi oración a Dios es de que yo pueda enseñarle la importancia de ser un marido fiel o esposa fiel a cada uno de nuestros nietos, mucho antes de que se abra la tumba de nadie.
 

Enséñame tus decretos, Oh Señor; los cumpliré hasta el fin. Dame entendimiento y obedeceré tus enseñanzas; las pondré en práctica con todo mi corazón. Hazme andar por el camino de tus mandatos, porque allí es donde encuentro mi felicidad. Dame entusiasmo por tus leyes en lugar de amor por el dinero. Aparta mis ojos de cosas inútiles y dame vida mediante tu palabra. Confirma a tu siervo tu promesa, la promesa que hiciste a los que te temen. Ayúdame a abandonar mis caminos vergonzosos, porque tus ordenanzas son buenas. ¡Anhelo obedecer tus mandatos! Renueva mi vida con tu bondad.  Salmo 119:33-40

 
¡El pequeño amigote de Bob, Ryan tiene ya 15 años el Sábado! Cuando Ryan viene a casa  y mira juegos de futbol o basquetbol conmigo, siempre vamos por el carril de la memoria. ¡Ahora el va a estar conduciendo mi coche y haciendo recados conmigo! ¿Tienes un Rayan, o Rudy, o un Allison que se le ha dado el regalo de tiempo para ser una influencia positiva en su hijo o en la vida de sus nietos en los años venideros?
 
¡Puedo sugerirte que inviertas ahora en sus vidas ya que ellos crecen tan rápidamente! Que puedas plantar del Señor  la semilla de amor, de fe, de esperanza, confianza y Su Palabra en sus corazones mientras ellos te quieran a escuchar y orar para que ellos puedan aplicarlo a sus vidas para siempre, para amar a Jesucristo como Señor y Salvador de sus vidas como adolescentes y adultos. Nosotros también enseñamos a nuestros nietos que el matrimonio es para siempre. Jesús es la respuesta para cualquier problema en el matrimonio que tu puedas estar enfrentando. – Charlyne

Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial

Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: