newsletter_banner

Viernes, 4 de Diciembre del 2015
¿ESTÁS DOLIDA DESPUÉS DE LA FIESTA DE ACCIÓN DE GRACIAS?
 
Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan. No paguen a nadie mal por mal… Procuren hacer lo bueno delante de todos. Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos. No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: “Mía es la venganza; yo pagaré”, dice el Señor. Antes bien, “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta.” No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien. Romanos 12:14, 17-21
 
¿Tuviste un día de Acción de Gracias agradable con familia y amigos? ¿Cómo te sientes ahora, después de la fiesta de Acción de Gracias? ¿Estás dolida? ¿Estás enojada o molesta porque tu cónyuge nunca te llamó o ni siquiera les habló a tus hijos para esa fecha? ¿Estuviste sola esa noche y tu cónyuge tuvo a los niños? ¿Estás lista para perdonar a tu cónyuge una vez más?
 

Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces?” Jesús le contesto, “No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces.” Mateo 18:21-22
 
Yo sé que si yo estuviera ahora mismo a solas contigo escuchando tu historia de cómo to cónyuge se marchó y te dejo a ti y a los niños, estuviera dolida por todo lo que tú has tenido que pasar. Pero, ¿Cuál es la voluntad de Dios para ti? Dios quiere enseñarnos la importancia de perdonar a tu cónyuge o a cualquier persona que te haya herido. Nunca olvidemos lo que nuestro Señor Jesús dijo en la cruz después de Su horrorosa flagelación y todos los insultos por los que paso ese día.
 

Jesús dijo, “Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Lucas 23:34
 
¿Puede que hayas pasado una fiesta de Acción de Gracias muy solitaria y devastadora, pero ¿has aprendido a tomar cautivos los pensamientos negativos que el enemigo está constantemente tratando de hablarte? Satanás quiere robar y destruir tu fe, tu esperanza y las promesas de Dios para la restauración de tu matrimonio. Satanás quiere que dejes de orar y renuncies a mantenerte firme por la restauración de tu matrimonio, especialmente en esta época de Navidad. Satanás quiere robarse el plan y propósito de Dios para tu vida y tu matrimonio.
 
¿Sabes cuánto te ama nuestro Señor, a pesar de tus circunstancias actuales? Dios está en control de tu vida y de tu matrimonio, completamente. Todas las cosas están bajo el control absoluto de nuestro Dios, que es el Dios del universo. Dios desea cosas buenas para ti. Nunca olvides que Satanás no puede tocar un cabello de tu cabeza sin la autorización de Dios y solo porque Dios tiene planes de cambiarlo a tu favor en el futuro. No todas las cosas son buenas cuando pasan, pero nuestro Señor Dios hará que todas las cosas en conjunto trabajen para tu bien en el futuro, para la gloria y honor de nuestro Señor. Seremos victoriosos.
 

Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito… ¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? 32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? Romanos 8:28, 31-32
 
Permíteme hacerte dos sugerencias para este fin de semana. Primero, perdona a tu cónyuge por todo lo que te han hecho a ti el día de Acción de Gracias y por lo que te está haciendo a ti y a tus hijos cada día. El enemigo tratara de destruir tu caminar con tu Señor Jesucristo construyendo una muralla de rencor en tu corazón. Perdona a tu cónyuge o a cualquier persona que te pueda estar hiriendo en este momento o te haya herido en el pasado. El que tú perdones es vital para tu propia vida espiritual y la restauración de tu matrimonio.
 

“Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.” ‘Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.” Mateo 6:13-15
 
Segundo, tú debes escoger amar incondicionalmente a tu cónyuge. Si, a pesar de su falta de compasión, falta de compromiso con tu matrimonio, o su falta de responsabilidad para contigo y tus hijos. ¿Cómo te encuentras en amar incondicionalmente a tu cónyuge, tus suegros, familia extendida o amigos, quienes incluso hayan podido tomar el lado de cónyuge durante la fiesta de Acción de Gracias?
 
¿Sabes quién es El que más te ama? Tu Padre Celestial que te creó y que te ama tanto. Nunca lo olvides, tú no eres ningún error en este mundo. Dios tiene un plan muy especial y un propósito para tu vida que tú todavía no has visto o que no conoces aún.
 
Hoy, busca al Señor para tener Su amor y compasión que sólo Él puede darte. Siempre habrá alguien que puede lastimarte, ridiculizarte, rechazarte o abandonarte, pero tu Padre Celestial nunca te dejará ni te abandonará. Debes aprender a amar independientemente de cómo se comporten los demás.
 

Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales. Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: “Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.” Así que podemos decir con toda confianza: “El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?” Hebreos 13:4-6
 
Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados. 1 Pedro 4:8

 
Te desafío a que este fin de semana examines tu corazón. ¿Estás amando a tu Señor, a ti misma, a tu cónyuge, a tus vecinos y a tus enemigos? Tu respuesta reflejará tu crecimiento espiritual y madurez en el Señor.
 
Aquí hay una oración especial para que ores: 
 

Señor, sana mi corazón herido. Siento que se me parte en dos. Señor, quita de mi todo el dolor y sana mi espíritu roto y aplastado. Señor, ayúdame a perdonar y a amar a mi cónyuge incondicionalmente. Espíritu Santo, lléname de poder para amar a mi Señor, a mi cónyuge, a mí misma, a mis vecinos y a mis enemigos, tal como tu Palabra me lo enseña. Señor, revela las verdades de Dios y remueve la ceguera de los ojos de mi cónyuge y de mis seres queridos, quienes están siendo engañados y por los cuales oro todos los días para su salvación. Gracias Señor que tu misericordia y tu gracia son suficiente para mí en este momento. Señor, te ruego que hagas esta temporada de Navidad una época muy especial para mí y para mi familia a pesar de mis circunstancias. Oro todo esto en el Nombre Todopoderoso de Jesús. Amén.

Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial

Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: