newsletter_banner

Martes, 8 de Diciembre del 2015
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

UNA EPIDEMIA DE DESANIMO
 
Tus palabras daban apoyo a los que caían; animabas a los de rodillas temblorosas. Sin embargo, ahora que las desgracias de acosan, te desanimas; te llenan de miedo cuando te afectan a ti. ¿No te da confianza tu reverencia a Dios? ¿No te da esperanza tu vida de integridad?  Job 4:4-6
 
Una de las marcas de Regocijo Ministerio Matrimonial ha sido siempre la total y completa honestidad con los standers.  Si nosotros, como una pareja restaurada, metemos la pata, tu vas a escucharlo. Nosotros luchamos por mantener los hechos rectos y no embellecemos los detalles para el bien de la ilustración. Recuerda, nosotros somos importantes para Dios, tanto como tu, por compartir en honestidad.
 
El mensaje que compartimos hoy no es lo que nosotros queremos decir. Sería más fácil escribir acerca de todo lo que Dios hizo para los standers en el Día de Acción de Gracias, pero esto no es donde está tu necesidad hoy.
 
Tarde, el Domingo en la noche, Charlyne y yo nos sentamos en mi oficina en casa, discutiendo la tendencia en los emails de la semana pasada. Si fuéramos a escribir un email combinado de cientos recibidos la semana del Día de Acción de Gracias, podría sonar como este:
 
“Yo he sido un stander fuerte, pero no veo nada sucediendo en mi situación. Yo me pregunto si Dios realmente me ha llamado a pararme, o si la restauración de mi matrimonio es sólo mi sueño. Por favor oren por mi.”
 
Charlyne y yo sabemos que tu estás parado y orando por la restauración de tu matrimonio durante la época más difícil del año: las fiestas. Cada anuncio, cada actividad, todo está orientado a las familias, y ahí estás tú ahí sentado, con todo el mundo pensando que tu tienes un tornillo flojo, al esperar  que tu cónyuge pródigo algún día regrese a casa. Ahí estás tu, aún usando tu anillo de boda (o al menos deberías estarlo usando) cuando tu cónyuge pródigo está diciendo cuánto “ama” a la otra persona. Es fácil ver el porqué hay una epidemia de desánimo en aquellos hombres y mujeres quienes, hasta que llegaron los días de fiestas, han estado confiando en Dios por la restauración de sus matrimonios.
 
¿Qué pasó? Alguien quitó sus ojos de Jesús y miró las maneras que el mundo de pecado celebra las Navidades? ¿Recuerdas lo que le ocurrió a Pedro cuando el estaba caminando sobre las aguas hacia Jesús en el Mar de Galilea?
 

“Sí, ven,” le dijo Jesús. Entonces Pedro se bajó por el costado de la barca y caminó sobre el agua hacia Jesús, pero cuando vio el fuerte viento y las olas, se aterrorizó y comenzó a hundirse. “¡Sálvame Señor!” gritó. De inmediato Jesús extendió la mano, y lo agarró. “Tienes tan poca fe, ¿porqué dudaste de mi?”  Mateo 14:29-31
 
¿Cómo pudo Pedro ir, de una milésima de segundo, de ir haciendo lo imposible a hundirse en la misma actividad? El quitó sus ojos de Jesús. Parado con Dios por la restauración del matrimonio en Diciembre no es diferente que estar parado en Abril o Agosto, hasta que el stander comienza a mirar a su alrededor  los adornos de Navidad. Ellos piensan, “Yo no tengo a nadie que me ayude a poner el árbol,” “Yo tendré que ir sólo al desfile de Navidad, si de casualidad voy,” y “Todo lo que oigo son canciones acerca de hogares y familia en Navidad.” Si esto se escucha como tu, quita tus ojos de cómo este mundo celebra la Navidad y coloca tu foco de vuelta en tu Señor Jesús.
 
Hay una tremenda diferencia entre estar parados en Abril o Agosto, y estar parado en la época de las fiestas. Los pensamientos de tu pareja pródigo están siendo bombardeados de los recuerdos de la Navidad en casa, donde quiera que se gire. El nombre de Jesús está sonando fuerte en los especiales de la televisión secular, en el centro comercial, en escenas de la Natividad, donde tu pareja debe estar mirando hacia atrás, en el pasado, y en docenas de maneras diferentes. Cuando nosotros estábamos divorciados, yo puedo recordar saliendo de la iglesia un Domingo en la noche antes de la Navidad. Los niños estaban presentando sus programas Navideños. Madres y Padres estaban arrodillados en el frente para tomar fotos a sus niños. Dos semanas antes de esto, yo había firmado la custodia de mis tres niños sobre mi esposa. Charlyne nunca supo acerca del incidente hasta que nosotros nos volvimos a casar, pero el Espíritu Santo de Dios me  golpeó, parado en la oscuridad del parqueo de aquella iglesia, con voces amplificadas de niños excitados por la Navidad saliendo del edificio.
 
Si tu puedes recolocar tus ojos en Jesús, y parar de comparar tu vida con lo que el mundo dice que debería ser en la Navidad, tu puedes continuar tu caminar sobre las aguas del mar de las circunstancias, directo a los brazos de Jesús.
 
No hay absolutamente nada malo o errado con tu pedirle a Dios para que te de otra señal de que tu estás en Su voluntad, de que tu estás parado por la restauración de tu matrimonio. Escribe y ponle fecha a tu pregunta, mantén tus ojos en Jesús, quédate en la Biblia, y yo puedo prometerte, en la autoridad de la escritura, que Dios va a afirmarte que tú estás en Su voluntad.
 
Varias veces al mes, nosotros somos contactados por alguien que tiene un nuevo libro que ellos desean vender a los standers. Un libro reciente fue promovido como “El último libro que vas a necesitar comprar para ver tu matrimonio sanado.” Yo pensé que ellos estaban vendiendo Biblias, porque ese es EL LIBRO que  tu realmente necesitas   leer para que tu matrimonio sea sanado. Nosotros tenemos
dos Libros de Navidad que van a animarte y a ayudarte a pararte fuerte, pero a menos que la Biblia sea tu única fuente para respuestas, ayuda, ánimo, y soporte, tu parada se va a hundir.
 
Charylne y yo no queremos sonar como el dentista que trabajó en mi hace más de 30 años. Yo estaba teniendo un tratamiento de canal y tenía un miedo de muerte. Sentado en la silla, yo tenía algo como una cortina de baño sobre  mi boca abierta y yo no sabía que era lo que el iba a hacer. Varios instrumentos estaban colgados de las esquinas de mi boca, cuando el dentista paró de trabajar para tomar una llamada de su esposa. ¡Ellos estaban decidiendo tener un pollo frito para la cena! Ahí yo sentado; con los nudillos blancos apretados en los brazos de la silla, y el dentista estaba más preocupado por lo que iba a ser su cena de lo que estaba acerca de mi.
 
Mi esposa y yo somos cuidadosos de no dar consejos sobre lo que no hemos vivido. Puede parecer fácil para nosotros olvidar cada una de nuestros dolores de los días de fiestas, pero Dios no va ha dejar que esto suceda. Yo puedo recordar caminando fuera de la iglesia, y lo que siguió, como fue ese Domingo en la noche. Charlyne sabía la humillación de tener que recibir de nuestra iglesia  una canasta de muchas de las necesidades de comida para su familia rota. Yo sé del silencio de estar en un apartamento sólo en el Día de la Navidad. Mi esposa sabe de los trucos que enemigo juega en la imaginación de un stander en Navidad.
 
Tu desánimo estacional puede ser cambiado rápidamente en un coraje sagrado, una vez tu determines, de una vez y por todas, mantenerte enfocado en Jesús, y no en tus circunstancias y celebraciones que están tomando lugar todas alrededor de las maneras del mundo. Tu amado pródigo cónyuge, con los ojos del mundo, se está ahogando en ésta temporada de Fiestas.
 
MANTEN TUS OJOS EN JESUS Y PREPARATE PARA AYUDAR AL QUE TU AMAS.
 
Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante. Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe. Debido al gozo que le esperaba,  Jesús soportó la cruz sin importarle la vergüenza que esta representaba.  Ahora está sentado en el lugar de honor junto al trono de Dios. Piensen en toda la hostilidad que soportó por parte de pecadores, así no se cansarán ni se darán por vencidos.  Hebreos 12:1-3

Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial

Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: