newsletter_banner

Viernes, 15 de Enero del 2016
¡SEÑOR HABLA – YO TE ESCUCHO!
 
“Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes.”  Jeremías 33:3
 
¿Estás buscando y pidiéndole a tu Señor que te de Sus respuestas e instrucciones divinas acerca de tu matrimonio y todas las otras enormes montañas de circunstancias que puedas estar enfrentando? Solo Dios sabe todo lo que estás pasando. Él te ama y quiere lo mejor para ti y tu cónyuge. Te insto a que aprendas a escuchar la voz de tu Señor cuando te habla a ti personalmente.
 

“Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé. 13 Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón.”  Jeremías 29:12-13
 
¿Tienes preguntas y necesitas tantas respuestas para tus problemas matrimoniales? Yo sé, por experiencia personal, que no faltarán personas que quieran darte sus consejos. La pregunta es, “¿A quién debes escuchar?” Te puedo decir que yo personalmente tomé consejo de mi pastor y consejero. No supe sino después de mi divorcio que su concejo no era la voluntad ni el camino que Dios tenia para mi matrimonio. ¡Cuidado! aprende de mis errores. Busca a Dios por Sus respuestas perfectas para tu matrimonio y para tu vida.
 
Un luchador una vez compartió conmigo un pasaje de la escritura que el Señor le había dado antes que su esposo se casara con la otra mujer. Cuando ella nombró el Libro de la Biblia, yo supe que el Señor ya le había dado un ‘palabra rema’, la promesa de restauración. Ahora ella debe mantenerse firme en el Señor, pelear la batalla espiritual con la Palabra de Dios cada día y ¡esperar en el tiempo perfecto del Señor para que su esposo “vuelva a sus sentidos” y regrese a casa! El pasaje de la escritura dice así:
 

Tal vez por eso él se alejó de ti por algún tiempo, para que ahora lo recibas para siempre, ya no como a esclavo, sino como algo mejor: como a un hermano querido, muy especial para mí, pero mucho más para ti, como persona y como hermano en el Señor.  Filemón 1:15-16
 
Aprende una verdad espiritual en tu jornada espiritual de restauración matrimonial,
“¡Dios habla!” Yo no lo sabía o creía que mi Salvador Jesucristo pudiera o quisiera hablarme. Cuando leas la Palabra de Dios o cuando ores, pídele al Espíritu Santo que te abra tus ojos y oídos espirituales para ver y escuchar la voluntad de Dios en tu matrimonio. Quiero animarte a que independientemente de cuáles son las interrogantes en tu vida – ¡VE al Señor y PREGUNTALE que debes hacer! Él te hablará, guiará, proveerá por ti y dirigirá cada uno de tus pasos. Hablale a tu Señor como le hablarías a un amigo, con tus lágrimas, miedos y tus muchas preguntas. Anota las preguntas, para que así puedas recordar cuando el Señor te dio las respuestas. Luego cuando Él te hable, diles a todos, para que también ellos busquen al Señor por Sus respuestas divinas.
 

Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: “Éste es el camino; síguelo”.  Isaías 30:21
 
Otro principio importante de recordar es que Dios no habla en contra de la Palabra de Dios. Este principio es muy importante para todo creyente. ¡No sabes cuantos cónyuges le han dicho a su esposo o esposa que el Señor les dijo que estaba bien que ellos se fueran! Eso es una mentira del enemigo. Nosotros tenemos que poder compartir la Palabra de Dios con esas personas, para que la Palabra escrita de Dios pueda ser compartida y el Espíritu Santo se encargara de lidiar con ellos de ahí en adelante. Cada cristiano tiene que aprender a distinguir la voz de Dios de la voz del enemigo de la carne, satanás. ¿Sabes cuantos divorcios pudieran restaurarse cuando el cónyuge prodigo se da cuenta que ha sido engañado? ¿Reconoces la voz de tu cónyuge o de tus hijos cuando te hablen por teléfono? ¡Claro que las reconoces! Tú también aprenderás a reconocer la voz de tu Señor mientras más hables con Él.
 

“Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen.”  Juan 10:27
 
Me gustaría desafiarte a que ‘escuches’ la voz del Señor. ¡Si, “escuches” a que el Señor te hable! Clama a Él, buscalo, y luego escucha su voz suave. Escuchar es una habilidad espiritual que necesitas desarrollar. Cuando yo comencé a orar por Bob, yo no sabía, ni creía que yo pudiera escuchar la voz de Dios. Ahora pregunto a la gente, “¿Te ha hablado el Señor?” Si no lo ha hecho, sigue haciéndole preguntas y espera a escuchar su voz.
 
¡Si, Dios habla! Yo no era nadie especial, sino una mujer que había fallado miserablemente en mi matrimonio y como cristiana. Estaba dolida, herida, deprimida, una madre y cristiana que no conocía sobre el amor, la gracia y la misericordia de mi Señor por mí y mis hijos. ¡Pero Dios, le habla a sus hijos de muchas y diferentes maneras! Ahora, buscalo por sus respuestas porque, ¡Él es el más grande Salvador, Señor, Amigo, Sanador, Defensor, Abogado y Consejero en el mundo!
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: