newsletter_banner

Viernes, 29 de Enero del 2016
CADA VIDA IMPORTA
 
Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa. Salmo 127:3
 
En los Estados Unidos el mes de enero es el mes de La Santidad de la Vida. Es un mes para reflexionar en cuán importante es cada vida. Sin importar si el bebe fue planeado o accidental, cada vida importa.
 
Puede que esta sea tu posición cuando piensas que más de 50 millones de abortos se han hecho desde que Roe vs. Wade legalizara el aborto en 1973.
 
¿Tú crees que cada vida importa cuando te enteras que tu cónyuge está esperando un hijo con la otra persona?
 
Si importa.
 
Sabemos de tantos que han tenido que emprender el camino de tener que aceptar el hecho que su cónyuge tiene un hijo con otra persona. Eso cambia las cosas, pero no cambia el hecho de que cada vida importa.
 
¿Qué es lo que cambia?
 
Esa persona estará en tu vida para siempre. Tanto el progenitor como el niño.
Tú tendrás que aprender a amar un niño que no es el tuyo propio.
Tú tendrás que pedirle a Dios que te de Su amor para ese niño.
 

Greg y Missy, en el CD de su testimonio, hablan del momento en que Missy se enteró, a través de un colega del trabajo, que Greg estaba esperando un bebe con la otra mujer. La primera respuesta de Missy no fue rabia o llanto. Ella simplemente dijo:
 
“Cuando se hacen cosas de adulto, ese tipo de cosas pasa.”
 
Yo sé que tanto la rabia como el llanto la sobrecogieron, pero Dios le dio una reacción muy objetiva ante esa noticia.
 
¿Qué hacer de aquí en adelante? ¿Qué pasa cuando te enteras que tu cónyuge está esperando un bebe? Dejame asegurarte que Dios te puede dar amor para ese niño. De igual manera te puede dar amor para la otra persona.
 

Me habló una vez más el Señor, y me dijo: “Ve y ama a esa mujer adúltera, que es amante de otro. Ámala como ama el Señor a los israelitas, aunque se hayan vuelto a dioses ajenos y se deleiten con las tortas de pasas que les ofrecen.” Oseas 3:1
 
Me viene al recuerdo una amiga en Carolina del Norte. Estábamos sentadas en un restaurante y ella me dijo con entusiasmo: “¿adivina quién está cuidando a los niños esta noche mientras yo esto aquí contigo? La novia de mi esposo.” Ella me dijo que a pesar de estar devastada con la noticia de que su esposo embarazó a otra mujer, ella lo había aceptado. Cuando sus hijos regresan de casa de su papa, vienen entusiasmados de compartir con ella lo que su pequeño hermano ha aprendido. Y ella se entusiasma junto a ellos. ¿Por qué? Porque cada vida importa.
 
Su esposo se ha dado cuenta del amor que ella tiene por ese niño. ¿Cómo puede ella amar a ese bebe? ¡Jesús, solo Jesús! Él le da a ella ese amor por ese niño y su madre.
 
Ella está orando por restauración, y el día que su esposo vuelva a casa, ella quiere que él sepa que ella puede amar a ese niño como si fuera propio. No tiene por qué ser un impedimento para la restauración.
 

Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada. Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso. 1 Corintios 13:1-3
 
¿Tienes fe que Dios puede sanar tu matrimonio? Entonces, tú también puedes tener fe de que Él te dará la habilidad para amar a este niño.
Dios te bendiga,

Lori Steinkamp Lassen
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: