newsletter_banner

Martes, 2 de Febrero del 2016
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

APRENDIENDO A CONFIAR OTRA VEZ
 
“¿Cómo pudo Charlyne volver a confiar en ti de nuevo? Incluso, después que  Dios traiga a mi pródigo a casa, yo jamás voy a volver a confiar en el de nuevo.”
 
Sí, algún día lo harás. Así como el Señor ha restaurado tu amor incondicional por tu cónyuge, El también va a restaurar la confianza. La confianza no se restablece automáticamente cuando un cónyuge llega a la casa. La confianza requiere un esfuerzo por parte de ambos cónyuges.
 
¿Te imaginas en tu mente un niño de cinco años de edad aprendiendo a montar su bicicleta de dos ruedas y sin ruedas de entrenamiento? Imagínate un paseo por la calle con mamá y papá, corriendo de un lado para otro,  al lado de la bicicleta sosteniendo con un firme control sobre la parte posterior del asiento. El niño divide su tiempo entre ver el camino por delante, mirando sobre el  hombro del padre, asegurándose que el padre lo agarra bien. En otro paseo, el niño ve menos, el padre relaja su control un poco. El niño está teniendo un momento tan orgulloso que apenas notan. Dado el tiempo suficiente, el padre está corriendo al lado, pero casi ni siquiera tocando la bicicleta. Sin embargo, cuando comienza a soltar la bicicleta está comenzando a caer.
 
Una vez que tu pródigo ha tenido su corazón roto al darse cuenta de lo que ha hecho, varias cosas comenzarán  a suceder. Ninguna es instantánea, pero  van a suceder. Lo más importante es el establecimiento de una relación de perdón con el Señor. Ese debe ser el pavimento sobre el cual tu y tu cónyuge van de nuevo a aprender a montar la bicicleta de la confianza.
 
Tu pródigo retornado va también a respetar la parada que tu has tomado. Si tu caminar va acorde con tu hablar, y así oramos para que sea, de tiempo en tiempo también, y sin ninguna ayuda de tu parte, tu amado vendrá cara a cara con el sacrificio que has hecho por el. Pronto su pisoteo de su confianza será como el nuevo motociclista, montando intencionalmente sobre los dedos de los padres; se hace todo lo posible para evitar que eso suceda.
 
Si tu pródigo está en serio acerca de la restauración, el va a regresar a casa con las ruedas de entrenamiento en su bicicleta de la confianza. Día tras día el va a aprender a manejar de nuevo. Por ahora, ponte contento de ayudarlo a mantener el balance  en materia de confianza. No te preocupes acerca de que maneje una Harley Davidson en años a partir de ahora. Al tu cónyuge crecer en el Señor, recuperándose de donde ha estado y de lo que ha pasado, tu confianza regresará.
 
Has visto alguna vez a un padre cuando su hijo estaba listo para hacer un solo en su bicicleta decir, “¡Yo sé que no lo puedes hacer. Te vas a caer. Nunca vas a lograr llegar a la calzada!” ¡De ninguna manera! El dice, “Tu puedes hacerlo! Presta atención y lo harás bien. ¡Yo sé que tu puedes!” Lamentablemente, nosotros sabemos de standers que muestran tanta confianza a sus pródigos retornados. Estas son las personas cuyos cónyuges usualmente caen de nuevo.
 
No vayas ahora por ahí a aflojar los apéndices sobre la confianza de la bicicleta de tu cónyuge al ponerte a chequearlo. No interceptes su mail, buscar entre sus cosas personales o darle a remarcado  en su celular y más. Todo lo que estarás haciendo es dándole al enemigo grandes oportunidades de tergiversar algo  para  ti, y el demonio siempre lo hará. Si hay algo que tu, como stander necesitas saber, el Señor te lo va a revelar.
 
Si tu no puedes confiar en tu cónyuge, confía en Dios. Es por mucho, mejor orar y pedirle al Señor que lo proteja de otra persona, que el tu  plantar minas en su camino que siempre van a salir y hacerte daño a ti y a tu cónyuge.
 
Charlyne ha dicho a menudo que ella nunca jamás va a parar de orar por mi.  Eso incluye orar por mí todos los días para que Dios pudiera bloquear mi paso,  ya que yo pude haber atentado a retornar a mis antiguos hábitos, (¡que gran sentimiento para un pródigo retornado el saber que tu cónyuge ora por ti!)
 
Si tu eres un stander, yo quiero  darte la perspectiva de un pródigo en cuanto a confianza. Sin importar lo que tu pródigo esté haciendo o diciendo, el que tu amas aún quiere saber que el puede confiar en ti ahora, divorciado o no divorciado. Sal corriendo de cualquier oportunidad que tu puedas encontrar cuando tu pienses, “Esto va a hacer que mi pareja se sienta celoso y le abra sus ojos.”
 
Charlyne fue lo más lejos posible para asegurarse de que nunca yo sospechara de sus actividades, incluso hasta el punto de llamar cuando fue obligada por las circunstancias a tener un almuerzo de negocios con otro hombre. Yo pude decir, “Pero, ¿por qué  tu me estás diciendo esto?” pero, al mismo tiempo estar pensando, “¡Guao! Ella es tan seria acerca de la restauración de nuestro matrimonio que ella quiere evitar cualquier apariencia de cualquier otra cosa que no sea.”
 
Si tu eres un pródigo, yo he estado donde tu estás. Ambos miramos a nuestras parejas con asombro de que ellas pueden hacerle frente a todo lo que nosotros repartimos. El  tu comenzar a reconstruir confianza es ahora mismo. Tu cónyuge, parada con Dios, y orando por la restauración del matrimonio, se va a aferrar  a cualquier atisbo de confianza que tu puedas mostrarle.
 
Nosotros ambos sabemos que la otra persona tiene que irse, y que Dios te va a empujar hasta que esto ocurra. Así como dicen los políticos, ‘más pronto que tarde” es lo mejor  para todo lo concerniente. Yo estoy orando para que hoy tu puedas hacer un movimiento en la dirección correcta.
 
Estar parado y confiando son procesos. Aprende tus lecciones bien hoy para que puedas ser todo lo que Dios quiere que tu seas para El y para tu familia mañana. Has las cosas a Su manera y El te va a enseñar a confiar de nuevo.
 

Bendito es el hombre que ha hecho del Señor su confianza, los que no confían en los orgullosos ni en aquellos que rinden culto a ídolos. Oh, Señor mi Dios, has realizado muchas maravillas a nuestro favor. Son tantos tus planes para nosotros que resulta imposible enumerarlos. No hay nadie como tu. Si tratara de mencionar todas tus obras maravillosas no terminaría jamás.  Salmo 40:4-5
Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: