newsletter_banner

Viernes, 19 de Febrero del 2016
EL AMOR JAMÁS SE EXTINGUE
 
El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue. 1 Corintios 13:4-8
 
¿Tú crees que el amor jamás se extingue? ¿Cómo describirías el amor? Imaginate si yo entrevistara 20 parejas que estén por casarse en febrero, ¿cómo describirían ellos lo que es el verdadero amor? Mi oración es que cada pareja que este por casarse aprenda el verdadero significado de 1 Corintios 13, antes de casarse. El famoso “Capitulo del Amor” en la biblia es una bella explicación de lo que cada cónyuge debe continuamente tratar de mostrarle a su cónyuge, verdadero amor incondicional. ¿Cómo te encuentras en este momento?
 
Cada día al leer los correos electrónicos y cartas, podemos ver la desesperanza que hay en tantos matrimonios. Las personas comparten todas sus circunstancias, y luego se preguntan cómo sus cónyuges pueden cambiar jamás esa mente y corazón endurecidos. Nosotros siempre queremos escribirles de vuelta y decirles,” ¡Nunca te des por vencido con tu cónyuge! ¡No importa lo que estén diciendo o haciendo! ¡Cree y confía en el poder de tu Señor Dios!” En cambio, oramos y le pedimos al Señor que le hable fe y esperanza en el corazón y la mente de ese stander adolorido, para animarles a ver todo lo que Dios tiene en plan para su matrimonio. ¡Nunca te des por vencido en el futuro que Dios tiene deparado para tu matrimonio!
 
¿Cuánto amas a tu cónyuge? ¿Estas dispuesta a pagar el precio del sacrificio orando, ayunando y esperando en el tiempo del Señor para la restauración y reconstrucción de tu matrimonio? Puede que te preguntes, “¿Cómo sé que el Señor va a reconstruir nuestro matrimonio?” La respuesta es buscando el rostro de tu Señor, pidiéndole que te hable en una forma especial y poderosa.
 

Grande es el Señor, y digno de toda alabanza; su grandeza es insondable. Cada generación celebrará tus obras y proclamará tus proezas. Salmo 145:3-4
 
Te instamos a diario a que nunca dejes de amar a tu cónyuge incondicionalmente. Es así como nos ama nuestro Señor a cada uno de nosotros cada día, aun cuando fallamos en obedecer Sus mandamientos. Nuestro Señor esta siempre allí, tratando de llamar nuestra atención cuando tomamos un desvió. Él está llamándonos por nombre, queriendo que nosotros tengamos una relación personal con Él.
 
¿Estas amando a tu cónyuge con un amor duro o con
un amor incondicional? Yo sé por experiencia personal que yo usaba “amor duro”. Yo escogí no escuchar la voz suave de mi Señor sobre nuestro divorcio. Yo quería vengarme, Estaba herida y dolida. Yo quería nuestro matrimonio restaurado, pero no creía en el poder de mi Señor, y no tenía fe. ¿Dónde te encuentras tu hoy? ¡Escoge creer en el poder de tu increíble y poderoso Dios!
 

Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Hebreos 11:1
 
Yo no entendía, y nadie me había dicho que nuestros problemas matrimoniales eran una batalla espiritual entre la oscuridad y la luz. Yo reaccionaba y vivía por mis sentimientos y emociones. Mi propio dolor se tornó en rabia y amargura.
 
Debido a mi falta de conocimiento, escoge un amor duro en cambio de seguir el ejemplo de mi Señor del amor incondicional que Él tiene para cada uno de nosotros y el que nos enseña a través del Nuevo Testamento. Yo no entendía que mi Señor lidiaría con mi esposo a Su manera. El Señor quiere que los dos cónyuges se vuelvan al Señor, para que cada uno desarrolle una relación personal con Jesucristo como Salvador y Señor de sus vidas.
 

No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos. Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos. No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza; yo pagaré», dice el Señor. Romanos 12:17-19
 
Yo no recordaba la escritura de 1 Corintios 13 que se leyó el día de mi boda, tampoco escogí amar a mi esposo con el verdadero amor de Dios. Yo no recordaba ni me daba cuenta de la importancia de nuestros votos matrimoniales y del pacto que habíamos hecho ante Dios. Permíteme compartir mis votos matrimoniales para que te recuerdes de los que tú hiciste en esta semana del amor:
 
“Yo, _____, te tomo a ti _____, como mi esposa/esposo, para amarte y cuidarte, desde este día en adelante, en tiempos buenos y tiempos malos, en riquezas, en pobrezas, en enfermedad o en salud, para marte y cuidarte hasta que la muerte nos separe, y con este anillo yo me caso en matrimonio, y te declaro mi fe.”
 
¡Guau! “Te amare sin importar las circunstancias de nuestra vida”. Hay muchas diferentes palabras que se usan para la ceremonia matrimonial, pero todas ellas contienen las palabras: amor, cuidarte, respetarte y para siempre. Que este tiempo sea un tiempo para que tú te pongas de rodillas y clames al Señor, dándote cuenta que “el amor jamás se extingue” y que tu amas a tu cónyuge, pero odias el pecado en el que tu cónyuge está viviendo.
 
Sí, tú tienes una decisión que tomar. ¿Que dirían los demás sobre el legado de tu matrimonio en el futuro? No hay mayor regalo que tú puedas darle a tu cónyuge esta semana que el amarlo incondicionalmente, esperando a que tu Señor sane y resucite tu matrimonio muerto mientras ¡El reaviva la llama del amor en cada uno de vuestros corazones para siempre!
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: