newsletter_banner

Martes, 23 de Febrero del 2016
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

¡NO!
 
Ustedes serán llamados sacerdotes del Señor, ministros de nuestro Dios. Se alimentarán de los tesoros de las naciones  y se jactarán de sus riquezas. Disfrutarán de una doble honra en lugar de vergüenza y deshonra. Poseerán una doble porción de prosperidad en su tierra y una alegría eterna será suya.  Isaías 61:6-7
 
Charlyne y yo pasamos el pasado Sábado en la mañana en el supermercado con casi la mitad de nuestros nietos. Qué gran tiempo tuvimos como abuelos.
 
La economía ha cobrado peaje en nuestros tres hijos y sus familias. Ha habido cambios de trabajos y disminución considerable de presupuesto en los tres pisos. El propósito  de nuestra salida el Sábado era comprar zapatos nuevos para cuatro niños como regalo de San Valentín. En los últimos años, Charlyne hubiera comprado caramelos, globos y otros artículos rojos y blancos, que habrían sido olvidados antes de finales de febrero.
 
Tan difíciles como las cosas pueden estar en este momento, nuestros nietos están aprendiendo lecciones que serán  para ellos para toda la vida. En los últimos años, como una excursión, el Sábado habría dado lugar a una gran cantidad  pidiendo un juguete nuevo, que algunos tenían que tener ese día. Incluso si nuestros nietos fueran casi perfectos, como ya saben, esas negociaciones de juguetes con frecuencia provocan mal humor. El Sábado, nadie preguntó por los juguetes, pero si recibimos una gran cantidad de agradecimientos por sus zapatos nuevos.
 
Llegamos a hacer una compra por impulso. Charlyne vio un juego de mesa que hemos estado escuchando recientemente. Salió por primera vez hace unos 50 años, pero nunca tuvimos el juego. El Sábado en la tarde, en lugar de jugar con un juguete nuevo, uno de nuestros nietos y Charlyne quienes dominaban como jugar ese juego, jugaron y lo bien que lo pasaron. Vimos un nivel de madurez y penetración en ese joven que nunca habíamos visto antes. El jugó el juego con la intensidad de un hombre de negocios dando el 100% a la construcción de un negocio. Aún mejor, el y su abuela tenían el juego uno a uno.
 
El Sábado por la noche, después de que nuestro joven huésped se había ido a su casa, Charlyne y yo repasamos lo ocurrido en el día. También hablamos sobre el grado de tensión de los peniques, eran en ocasiones para ambos conjuntos de nuestros padres cuando estábamos cerca de la edad de nuestro nieto. Ella y yo tenemos muchos recuerdos de los tiempos en los que el dinero era corto, sin embargo, todavía sabíamos que estábamos contentos en casa.
 
Somos muy bendecidos de tener a nuestros hijos, tres adultos, sus cónyuges e hijos que viven todos a diez millas de donde seguimos viviendo, en el hogar donde crecieron nuestros hijos. Por favor, recuerda, los tres eran víctimas de nuestro divorcio. A pesar de que dos son ahora de treinta y algo, y nuestro mayor tiene 40 y algo, no es raro tener a cualquiera de los tres llamando y preguntando, “¿Todavía tienes…?” y te van a describir alguna foto de la niñez insignificante o recuerdo que quieren mostrarle a su cónyuge.
 
También recibimos los comentarios de  “¿Recuerdas cuando…?,” describiendo algún evento oscuro desde hace décadas. Algunas de estas investigaciones incluyen la frase “…cuando papá se había ido.” Mi mujer podría escribir un libro sobre la crianza de los hijos durante el divorcio del excelente trabajo que hizo con nuestros hijos y equilibrar una carrera, una familia y una cartera vacía, todo ello con un marido pródigo llevando a cabo lo suyo pecaminoso.
 
Es posible que te sientas como si enfrentaras una espada de doble filo, con problemas tanto familiares como financieros. ¿Puedes darte cuenta de lo que es para ti una gran oportunidad que tienes ahora, para ayudar a tus hijos a desarrollar recuerdos donde van a sentarse con sus compañeros y hablar de medio siglo a partir de ahora? El dinero puede ser apretado y tu pareja puede estar ausente, pero que, con tu Señor Dios guiándote, aún podrás influir en la vida de los jóvenes de una manera poderosa.
 
“No,” no siempre es una mala palabra, incluso cuando es necesario debido a las circunstancias familiares. Esa palabra, cuando se utiliza con amor, puede ayudar a construir el carácter, para moldear y formar las vidas de los jóvenes que Dios te ha confiado. “No” para ir al cine puede ser sustituida por una noche especial de la familia en el hogar, aunque sólo uno de los padres esté presente. “No” para salir a comer puede ser sustituido por una comida especial con tus hijos ayudando en su preparación. “No” a nuevos juguetes, puede ser sustituido por algo aún más valioso; por tu tiempo. Tu puedes ayudar a mantener a tus hijos unidos, incluso aunque tu matrimonio se haya separado.
 
Yo no puedo resistir el ofrecer  palabras de consejo. Dale a tus niños respuestas con “No” sin culpar a tu pródigo. Por favor, no construyas murallas entre tus hijos y tu pródigo al explicarles cada “No” con un  “…porque (Mamá/Papá) tiene nuestro dinero.”
 
Mi esposa y yo aprendimos una valiosa lección el Sábado. Oramos para que la sociedad se de cuenta de que los niños realmente nos quieren a nosotros, y no las cosas a las que son presionados ellos. Yo sospecho que con la ayuda de Dios tu puedes encontrar un juego de mesa o de artes manuales, justo en tu casa que les encantaría a tus niños, si tú te involucras con ellos en esto.
 
Independientemente de que tan mal estés de dinero y de los problemas matrimoniales, por favor no permitas la presión que  anule las necesidades de tus hijos. No, no las necesidades físicas, sino la necesidad de tu amor y tu atención. Incluso cuando la caja registradora de la familia esté vacía, el amor a  la familia puede ser desbordante, con sólo uno de los padres hacer los depósitos. Mi esposa y yo oramos por ti.
 
Por cierto, después de que tu pródigo es tocado por Dios, y regrese a  casa, el estará por siempre agradecido al tu haber mantenido las cosas juntas en casa durante esos días en problemas. Independientemente de lo que tu cónyuge haya hecho, manteniéndolo a él libre de culpa a la vista de tus hijos, es el paso mayor en construir el puente que va a llevar de regreso a tu amado cónyuge a casa.
 

Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.  Proverbios 22:6
Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: