newsletter_banner

Viernes, 25 de Marzo del 2016

ESPERANDO BIEN EN EL MIENTRAS
 
Los mientras son duros. Los mientras son difíciles. Los mientras están llenos de preguntas sin contestar.
 
Cosas como mientras estoy a dieta, mientras corro el maratón, mientras estoy en un día largo de trabajo, ¡Los mientras son duros!
 
Los comienzos son divertidos, aun los finales. Los comienzos están llenos de esperanza y promesas. Están llenos de cosas aun por venir. ¡Los comienzos marcan el inicio de algo!
 
E n los mientras es donde se mete la duda, en el mientras es donde nos queremos dar por vencidos. En el mientras es donde perdemos de vista la meta final. Yo pierdo de vista las promesas hechas. Yo puedo perder de vista a quien Dios es verdaderamente.
 
¡Tenemos que recordar quien es Dios para nosotros! ¡No tenemos que tener miedo! Es difícil recordar eso cuando estamos en el mientras.
  • Mientras estamos parados firmes por la restauración
  • Mientras estamos esperando por un cónyuge ausente que regrese a casa
  • Mientras estamos deseando que haya alguna comunicación con nuestro cónyuge
  • Mientras estamos orando para que la restauración que ocurrió hace ya tiempo culmine al fin un matrimonio divino.
En Juan 11, encontramos a una familia atascada en el mientras. Lázaro estaba enfermo así que sus hermanas, María y Marta le enviaron un mensaje a Jesús de que él estaba enfermo.
 

Cuando Jesús oyó esto, dijo: “Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado”. Juan 11:4
 
Jesús amaba a Lázaro, pero en cambio de empacar y dirigirse hacia el de inmediato, espero dos días más. Cuando finalmente fue, tenía dos días de camino por delante.
 
¿Alguna vez has sentido que Jesús se demoró en dar respuesta a tu petición?
 
Cuando Jesús llego a donde Lázaro, él ya estaba muerto y su cuerpo había estado en la tumba por cuatro días.
 
Cuando Lázaro murió, María y Marta pensaron que Jesús les había fallado. Las encontramos frustradas porque Jesús no vino a tiempo para curar a Lázaro. Ellas estaban esperando en el mientras. Cuando Jesús finalmente llega, las dos le dijeron: “Si tu hubieras estado aquí, esto no hubiera pasado”.
 
¿Le has dicho esto alguna vez a Dios? “¡Si tu hubieras ________ entonces esto no hubiera pasado!”
 
Lo que Jesús les contesto en
Juan 11:40 fue: “¿No te dije que si crees veras la gloria de Dios?”
 
Cuatro días después de su muerte, Jesús resucito a Lázaro de entre los muertos con tres palabras: “¡Lázaro, ven afuera!”
 
Cada momento que hemos esperado a que una promesa se cumpla desaparecerán cuando lleguemos a la meta.
 
Dieciséis años atrás, yo estaba atascada en el mientras. Yo estaba en la 34 semana de embarazo con mi primer set de gemelos (esto es otra historia en si misma) y en el hospital habiendo sido admitida por tener la presión alta. Me dieron una medicina para bajarme la presión y prevenir convulsiones y apoplejía. El plan era mantenerme en reposo en cama tomando esta medicina hasta que fuera más seguro traer al mundo a estos bebes.
 
Como a los cuatro días de haber sido admitida, se tomó la decisión de hacerme una cesárea en dos días porque mi cuerpo no estaba respondiendo al medicamento. Mi doctor llego temprano la mañana siguiente para hacer la cesárea. ¡Kyle y Kayla estaban aquí! Ambos fueron llevados de inmediato a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) y a mí me llevaron a la sala de recuperación. Aquí estaba yo esperando otra vez.
 
Scott y yo habíamos estado esperando por ese momento. Habían pasado por casi tres años de infertilidad. Meses de exámenes, citas de médicos, inyecciones, medicinas, cirugías y abortos espontáneos nos tenían esperando por ese momento cuando por fin seriamos padres.
 
Ahora, aquí estaba yo en el mismo edificio donde estaban mis bebes, pero yo estaba aún esperando para verlos. Scott me trajo una foto Polaroid de los bebes tendidos en sus incubadoras. Él era el que iba y venía de la sala de recuperación a la UCIN.
 
Eventualmente, varias horas después me permitieron ser llevada en sillas de rueda al UCIN para poder is a ver a Kyle y Kayla. En el momento en que tomé los dedos de esos diminutos bebes cada momento que había estado en espera se desvanecieron. Ya no recordaba más las lágrimas que había derramado, los exámenes, las desilusiones, ¡todo eso había desaparecido!
 
Cada momento que hemos esperado por el cumplimiento de una promesa desaparecerá cuando lleguemos a la meta.
 
Dios es nuestro proveedor – Aun en el mientras.
 

Los ojos de todos se posan en ti, y a su tiempo les das su alimento. Abres la mano y sacias con tus favores a todo ser viviente. Salmo 145:15-16
 
“¿No te dije que si crees veras la gloria de Dios?”
 
¿Crees en el carácter de Dios? Si es así, ¡entonces sabes que Él está de tu lado! Él está a tu lado. El quiero lo mejor para ti. ¡Aun cuando te ríes por la ridiculez que Él dice que hará!
 
¿Cuál es tu mientras hoy?
¿Estas esperando por tu cónyuge que vuelva a casa?
¿Estas esperando por una disculpa?
¿Estas esperando que alguien te de una explicación?
¿Estas esperando para que un cónyuge no creyente se entregue a Dios?
 
Puede que tú busques una afirmación, aceptación y aprobación de tu cónyuge. Un día, eso vendrá, pero Jesús es realmente el Único que te puede dar esa afirmación, aceptación y aprobación que tú esperas.
 
Mientras estas esperando en el mientras, tú no estás sola. Nuestro creador te está cargando en esta temporada.
 
“¿No te dije que si crees veras la gloria de Dios?”
 
Así como Jesús removió la roca de la tumba de Lázaro, Él puede remover la roca de las circunstancias que están en tu corazón. ¿Qué roca está bloqueándote de ver la gloria de Dios? Puede ser:
 
Incredulidad, miedo, ansiedad, adicción, rencor o amargura
 
No siempre podemos entender a Dios o Sus caminos. En el momento que entendamos lo que Él está haciendo en los cielos es el momento que no necesitamos más a Dios. Confía en el carácter de Dios. Confía tu historia con Dios. Confía en Su Palabra. Confía en Sus promesas.
 
Cada momento que hemos esperado por el cumplimiento de una promesa desaparecerá cuando lleguemos a la meta.
 

Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados. Salmo 37:7
Dios te bendiga,

Lori Steinkamp Lassen
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

One comment on “A Charlyne Le Importa – ESPERANDO BIEN EN EL MIENTRAS
  1. Blanca Ortuño says:

    Hermana Lori, escribo desde México, en estos momentos me encuentro en una fuerte batalla espiritual por mi esposo y mi familia, tenemos una pequeña de 5 años, he encontrado este sitio y he pedido a Dios que obre en mi vida primeramente y en la de mi esposo, quiero ser una mujer verdaderamente transformada por Dios, pido a Dios su favor y protección ya que cuando más clamamos el enemigo ataca mas fuerte, pido fortaleza ya que a veces siento que no puedo más, he entendido que estoy en el mientras porque Dios estará trabajando con nosotros, les pido estemos en sus oraciones Juan de Dios Lechuga Ledesma y Blanca Esthela Ortuño García, protección para nuestra hija, Grettel Alexa Lechuga Ortuño.

    Que Dios bendiga a todos los que se encuentran de pie y orando por su pareja y familia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: