newsletter_banner

Martes, 19 de Abril del 2016
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

LAS MARAVILLAS DE LA CASA DE WAFFLE
 
Nosotros habíamos tenido una mañana haragana en el motel porque habíamos estado levantados hasta tarde la noche anterior. Parte de esto fue porque estábamos de viaje, pero parte de esto fue también porque estábamos intentando  cerrar la ducha. La espiga de control del agua giraba libremente, mientras  el agua se vertía en la tina. Afortunadamente, el desague funcionó, y yo no estaba dispuesto a renunciar a la última habitación en toda Georgia a medianoche, solo porque el agua salía a borbotones en la bañera. Al final pudimos cerrarlo, pero a la mañana siguiente, a la salida tuvimos que decirle a la recepcionista que la ducha estaba funcionando con toda su fuerza en la habitación 325.
 
Cuando se le dijo que había que habíamos dejado el agua corriendo a mil por hora, respondió la recepcionista, “Voy a decirle a la criada.” No sé mucho acerca de plomería, pero sabía que había poco que la criada pudiera hacer, excepto asegurarse de que el agua se drenara. Se necesitaba un hombre de mantenimiento, no una criada.
 
Para muchos lectores, los problemas están brotando en su matrimonio a una milla por minuto. La única ayuda que le están dando es llamar a la criada. Es posible que hayan buscado ayuda con un pastor o con un consejero, o con un ministerio,  para ayudar a limpiar el desorden. Eso se puede hacer, pero el brote pronto, comenzará todo de nuevo. Es necesario invocar al Señor Jesús, el que creó a cada uno de nosotros, y le permitas hacer algunos trabajos de reparación, detener el flujo de problemas. Sí, puede haber algo de ruido y el desorden mientras trabaja, pero cuando se permite a Dios arreglar las cosas de la manera correcta, el trabajo es permanente. Ningún hombre o mujer pueden hacer lo que Dios puede hacer.
 
La noche anterior, habíamos visto una Casa  de Waffle al lado del motel y habíamos acordado ir a desayunar allí.  Al entrar con un alegre “Hola,” en aquel Domingo por la mañana, no teníamos idea de que el Señor estaba a punto de revelar la verdadera razón de porqué le había cerrado la puerta a todas las habitaciones del motel al norte de ese mismo lugar.
 
Estábamos comiendo cuando dos hombres de unos treinta años entraron. El hombre más alto parecía conocer a una de las camareras y la saludó cayéndole atrás por todo el camino a través del restaurante. Estábamos sentados uno junto al otro en el extremo de la barra. Los dos hombres se sentaron justo al lado de nosotros.
 
Ambos hombres vestían ropa casual. Yo había asumido que éramos los únicos Cristianos que comíamos waffles a las 11 a. m. en la mañana del Domingo. Tan pronto como el hombre comenzó a hablar, me di cuenta que estaba equivocado.
 
“Uno de los diáconos tiene una piscina. Nos dieron el permiso de sus padres y bautizamos  a los tres de los adolescentes allí mismo. ¡Imagínate, tres niños  viniendo al Señor!” dijo, con una voz que todos en la mitad sur de la Casa de Waffle deben haberlo escuchado. Este hombre no se avergonzaba de ser Cristiano.
 
Charlyne y yo conocimos al hombre, y le hicimos saber que somos Cristianos. Después de un saludo amistoso, nos fuimos a comer y el comenzó la conversación con el segundo hombre. Pronto fue  obvio ver que el hombre mas pequeño se había ido o estaba saliendo, dejando a su esposa y a sus hijos. El hombre más alto lo había invitado para ir a desayunar y estaba hablando de lo que era correcto y de lo que no lo era.
 
Qué bendición estaba el Señor proveyendo, no sólo a nosotros, sino a aquel problemático potencial de pródigo también. En unos pocos minutos, yo le susurré a Charlyne que yo iba a buscarle unos libros en la camioneta. Ella asintió con un reconocimiento y tan discreto como un tipo grande puede ser,  me dirigí a la puerta.
 
Si estas cosas hubiesen sido posibles de ser vistas, yo sospecho que yo habría sido testigo de la batalla entre el bien y el mal que estaba tomando lugar alrededor de nosotros. Dado que uno de mis accidentes cerebrovasculares o la cirugía cerebral, soy incapaz de poder ver siempre mis pasos. Además , mi pérdida de equilibrio hace que sea difícil avanzar hacia arriba o hacia abajo sin apoyo.  En esa mañana del Domingo, Satanás debe haber dicho, “Compañero, tú sólo piensas que estás a punto de ministrarle a alguien,” mientras perdía el ver el bordillo alto y di un paso fuera de el.
 
De forma rutinaria, cuando esto sucede, salgo volando. En el peor de los casos, como esto suele ocurrir,  me caigo al suelo, y me hago una herida en la rodilla y el codo.
 
Tan pronto como desapareció la acera de debajo de mi pierna más débil, ya sabía lo que venía. Pero esto era un tropiezo diferente. Di un paso fuera de la acera, me tambaleé un poco y me enderecé al instante. Yo estaba tan firme como si me hubiera estado agarrando  del apoyo más firme cuando comencé a bajar. En sólo un segundo, me fui a la camioneta. Todo ocurrió tan rápido que Charlyne ni siquiera había visto lo que había sucedido.
 
Tu no estás presenciando todos los tropiezos que tu pródigo está atravesando a lo largo del camino de la vida. Tu puedes estar escuchando sobre las grandes caídas que causaron el sangrado, pero nosotros los pródigos tropezamos y  caemos cada día en nuestras pocilgas de vidas. Yo siento que Dios nos permite tropezar como una de Sus maneras gentiles de llamar nuestra atención. ¿Pudieran ser que tus oraciones están manteniendo al que tu amas de ser seriamente herido durante uno de esos tropiezos?
 
Yo firmé libros “Para mis amigos de la Casa de Waffle” y volví de nuevo adentro. Una sensación inmediatamente de Satanás dijo, “Obsérvame tirar a éste en la acera. El no va  a hacer mucho más con las rodillas ensangrentadas y los pantalones rasgados.”
 
Con la misma rapidez, el Señor le respondió, “¡No, no! El está haciendo Mi trabajo y yo seré su apoyo.” El me había agarrado mejor que cualquier persona o pasamano hubiese podido hacer.
 
Charlyne y yo le presentamos los libros y conversamos con los dos hombres. Les dijimos adiós y yo salí afuera para encender la camioneta, mientras Charlyne pagaba nuestra cuenta.
 
Una mujer me siguió fuera del restaurante y vino a mi ventana en la camioneta. “Yo vi que usted le dio a esos hombres algunos libros. ¿Tiene algunos más?” ella me preguntó.
 
“Ellos tratan acerca del matrimonio,” Yo le respondí, “¿Ellos te aplican?”
 
Después de una corta pausa ella respondió, “Ellos, tal vez sí.”
 
Charlyne había salido y había escuchado algo de la conversación mientras yo buscaba en nuestro suministro de libros menguantes. Ambos firmamos dos libros, y yo encendí la camioneta mientras las dos mujeres hablaban. Estaban de pie en la parte trasera de la camioneta y yo las miraba por el espejo. Cuando Charlyne estiró y tocó el antebrazo de la extraña, yo me di  cuenta que algo serio estaba siendo discutido, porque ese es uno de los indicadores no verbales de Charlyne.
 
En menos de dos minutos nosotros estábamos en nuestro camino. “Yo acabo de romper una relación,” mi esposa anunció. La joven viuda había estado citándose con un hombre divorciado y ellos estaban considerando casarse. Charlyne tocó el brazo de la mujer cuando su boca se había caído, porque Charlyne le dijo que ella sólo tenía la opción donde una mujer viuda sólo se podía casar con un hombre viudo o con alguien que nunca se hubiese casado. La verdad Bíblica que acababa de ser expresada era nueva para ella. Nadie jamás había compartido con ella que es errado casarse con una persona divorciada.
 
Yo pienso si por algún lugar la “real” esposa no estaría orando ese Domingo. “Señor,” ella pudiera estar pidiendo, “Envía a alguien para que le diga a ellos que es incorrecto para ellos casarse. Dios envía a alguien a compartir Tu verdad.” Mi esposa acaba de hacer esto.
 

Pues a ti te espero, oh Señor. Tú debes responder por mí, oh Señor mi Dios.  Salmo 38:15
 
Le pido a Dios que el amor de ustedes desborde cada vez más y que sigan creciendo en conocimiento y entendimiento. Quiero que entiendan lo que realmente importa, a fin de que lleven una vida pura e intachable hasta el día que Cristo vuelva.  Que estén siempre llenos del fruto de la salvación, es decir, el carácter justo que Jesucristo produce en su vida, porque esto traerá mucha gloria y alabanza a Dios.  Filipenses 1:9-11
Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: