newsletter_banner

Viernes, 22 de Abril del 2016

REMUEVE MI INCREDULIDAD, SEÑOR
 
Cuídense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazón pecaminoso e incrédulo que los haga apartarse del Dios vivo. Más bien, mientras dure ese “hoy”, anímense unos a otros cada día, para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaño del pecado. Hebreos 3:12-13
 
¿Cuantas veces al día te asaltan las dudas y la incredulidad haciéndote creer que tu matrimonio “no” va a ser restaurado? ¿Cuantas veces has dudado o no has creído realmente que tu cónyuge pueda tener una transformación del corazón, acepte a Jesucristo como su Salvador y vuelva a casa? ¿Cuantas veces clamas al Señor pidiéndole que te diga si estas en la vía correcta de restauración matrimonial al pasar tantas pruebas con tu cónyuge y otras circunstancias? Que tu clamor sea hoy como el de aquel padre que quería que su hijo fuera liberado de un espíritu, estaba desesperado pero sabiendo que Jesús podía tocar y sanar a su hijo. Solo el Señor puede tocar a tu amado cónyuge y traerlo de vuelta a sus sentidos, y tenerlo feliz en casa y enamorado de ti.
 

“¿Hace cuánto tiempo que le pasa esto?” preguntó Jesús al padre del muchacho. “Desde que era muy pequeño”, contestó él. “A menudo el espíritu lo arroja al fuego o al agua para matarlo. Ten misericordia de nosotros y ayúdanos si puedes”. “¿Cómo que “si puedo”?” preguntó Jesús. “Todo es posible si uno cree.” Al instante el padre clamó: “¡Sí, creo, pero ayúdame a superar mi incredulidad!” Marcos 9:21-24
 
Que esta sea tu oración hoy y cada día, hasta que tu incredulidad, dudas y miedos se hayan disipado y tú creas en el increíble poder del Señor Jesús y Su amor por ti, tu esposo o esposa y tu matrimonio. “¡Creo, ayuda mi incredulidad!” Dios odia el divorcio. Él quiere la restauración de tu matrimonio, pero tú debes seguir los principios y preceptos de Dios. Hoy, pídele al Señor que remueva toda tu incredulidad y falta de fe. Busca al Señor cada día mientras Él dirige cada uno de tus pasos hacia la madurez espiritual, para ser como Cristo y lleno del Espíritu Santo.
(Efesios 5:18-20).
 
Cada vez que la duda, incredulidad, falta de fe, miedo, desesperación o desesperanza asalten tu mente, recuerda que tu estas luchando por tu cónyuge, por tus hijos y por las generaciones futuras de matrimonios. Tú no tienes que entretenerte en los pensamientos que el enemigo bombardea en tu mente. Tú eres hijo de Dios y tienes una mente renovada. Escoge creer en Sus promesas para ti y tu matrimonio.
 

No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente… Romanos 12:2
 
Yo creo que hay matrimonios que no han sido restaurados debido a la incredulidad, duda o demostrando incredulidad a través de tu rutina diaria. ¿Estás cuestionando la Palabra de Dios, Su poder, y no creyendo el mensaje que Dios tiene para ti? ¿Estás aprendiendo a escuchar la voz del Espíritu Santo? ¿Has comenzado a negar a Jesucristo como Señor y Salvador de tu vida al no leer la Biblia o buscar hablar con Él a diario? Cuidado, no pasara mucho tiempo hasta que te hayas alejado de tu relación personal con tu Señor y Salvador. Hoy escoge creer en el poder de Dios como tu Protector, Libertador y el Único que ha creado los Cielos y la Tierra.
 
¿Crees realmente en el poder del Señor y en Su Palabra para la sanación y resurrección de tu matrimonio herido o muerto? ¿Qué te ha estado diciendo el Señor? ¿Cómo te ha estado dirigiendo los pasos? La diferencia se marcará un cónyuge a la vez, una iglesia a la vez, no cediendo ante el divorcio, sino luchando por la santidad y la permanencia del matrimonio.
 
Permíteme compartir esta poderosa escritura que es una advertencia contra la incredulidad:
 

Por eso, como dice el Espíritu Santo: “Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón como sucedió en la rebelión, en aquel día de prueba en el desierto. Allí sus antepasados me tentaron y me pusieron a prueba, a pesar de haber visto mis obras cuarenta años. Por eso me enojé con aquella generación, y dije: ‘Siempre se descarría su corazón, y no han reconocido mis caminos.’ Así que, en mi enojo, hice este juramento: ‘Jamás entrarán en mi reposo.'” Cuídense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazón pecaminoso e incrédulo que los haga apartarse del Dios vivo. Hebreos 3:7-12
 
¿Estás viendo la advertencia que el Señor nos está dando acerca de no permitir que tu corazón se endurezca? Yo creo con todo mí ser que tu Señor te ha estado diciendo que has de pararte en la brecha por tu cónyuge. Tu Señor Dios quiere que tú creas y ores por tu matrimonio y por todos los cónyuges pródigos quienes han caído en la trampa al creer que su divorcio es aceptable a los ojos de Dios. Tu cónyuge ha sido engañado y cegado, creyendo los estándares del mundo sobre el matrimonio. Tú puedes marcar la diferencia cada día tal como nuestro ministerio ha marcado la diferencia por tantos años, un cónyuge a la vez y una familia a la vez, ¡luchando por sus matrimonios para siempre!
 
Así es, puede que tu tengas que pasar por diferentes etapas de restauración, pero el Señor quiere usarte cada día poniendo un ladrillo a la vez, reconstruyendo tu hogar y proclamando que el divorcio no es la solución a los problemas matrimoniales de ninguna persona y que tu estás reconstruyendo tu hogar sobre la sólida roca de Jesucristo. ¡Dios quiere que tú dejes de dudar y creas en su inmenso poder y no en los caminos mundanos! ¡Es tu decisión! ¿Qué vas a escoger?
 

“¡Dichosa tú que has creído, porque lo que el Señor te ha dicho se cumplirá!” Lucas 1:45
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: