newsletter_banner

Martes, 26 de Abril del 2016
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

VERGÜENZA
 
Los que buscan su ayuda estarán radiantes de alegría; ninguna sombra de vergüenza les oscurecerá el rostro. En mi desesperación oré, y el Señor me escuchó;   me salvó de todas mis dificultades. Pues el ángel del Señor es un guardián; rodea y defiende a todos los que le temen. Prueben y vean que el Señor es bueno; ¡qué alegría para los que se refugian en él! Teman al Señor, ustedes los de su pueblo santo, pues los que le temen tendrán todo lo que necesitan. Hasta los leones jóvenes y fuertes a veces pasan hambre, pero a los que confían en el Señor no les faltará ningún bien.  Salmo 34:5-10
 
Es grandioso ser abuelo. ¡Si Charlyne y yo hubiésemos sabido que tener nietos era tan divertido, lo hubiésemos tenido primero! En serio, tenemos la suerte de tener los ochos de nuestros nietos que viven a cinco millas de nosotros. No es inusual tener a la mayoría de ellos dentro y fuera de nuestro hogar en un solo día. También es una verdadera bendición poder participar en la vida espiritual de nuestros nietos.
 
No quiero pintar la imagen de que nuestros nietos son perfectos, porque ellos nos lo son. Los siete saben que mientras están  en la casa del abuelo y de la abuela tienen que obedecer las reglas o ser corregidos. Un niño, en particular, es extremadamente sensible, e incluso el más mínimo reproche trae un labio inferior caído y unos lagrimones.
 
¿Qué es la vergüenza? La definición básica del diccionario es “una emoción dolorosa provocada por el reconocimiento de que uno ha fallado al actuar, o comportarse, o pensar de acuerdo con las normas que se aceptan como buenas.” Avergonzarse es simplemente el acto de sentir vergüenza.
 
La ilustración  puede ser muy simplificada, pero nuestro Señor Dios tiene una casa llena de niños pródigos, quienes, como muchos de nuestros nietos, cada uno reacciona a las correcciones de Dios de diferentes maneras. Uno puede responder a la más suave reprimenda, mientras que otro ha endurecido su espíritu contra el mismo comando.
 
Un verso de Jeremías 6: 15 describe lo que podríamos llamar la “fuerte voluntad del pródigo”:
 

“¿Se avergüenzan de sus actos repugnantes? De ninguna manera, ¡ni siquiera saben lo que es sonrojarse! Por lo tanto, estarán entre los caídos en la matanza;  serán derribados cuando los castigue,”  dice el Señor.  Jeremías 6:15
 
Ahora mismo tu pareja pudiera ser como un nieto jugando con los recuerdos especiales de la abuela. Nuestro Padre está llamándolo diciéndole, “No hagas eso,” “Detente,” “Eso es suficiente,” “Vas a ser castigado sin no te detienes.” Actuando como un niño, el prodigo pretende que el o ella no escuchan lo que Dios les está diciendo, aunque cada palabra se está registrando. Ser un niño o un pródigo, ellos van  a cesar de hacer lo que es incorrecto cuando las consecuencias pesen más que el placer. En este punto, es que viene la vergüenza.
 

Ahora me alegro de haberla enviado, no porque los haya lastimado, sino porque el dolor hizo que se arrepintieran y cambiaran su conducta. Fue la clase de tristeza que Dios quiere que su pueblo tenga, de modo que no les hicimos daño de ninguna manera.  Pues la clase de tristeza que Dios desea que suframos nos aleja del pecado y trae como resultado salvación. No hay que lamentarse por esa clase de tristeza; pero la tristeza del mundo, a la cual le falta arrepentimiento, resulta en muerte espiritual.  2 Corintios 7:9-10
 
¿Entiendes? La vergüenza es la precursora del arrepentimiento, y el arrepentimiento es entonces seguido por la restauración del matrimonio. No  es hasta que tu cónyuge se avergüenza de lo que está haciendo, y se apartará de él (arrepentimiento) que hay esperanza para una verdadera restauración de tu matrimonio sobre la roca sólida de Jesucristo.
 
Muchos de nuestros cónyuges pródigos escuchan la voz de Dios y vuelven a casa, pero mantienen sus ojos en la otra persona. A los pocos días o semanas más tarde, oímos que ellos han regresado al país lejano de nuevo.
 
¿Qué sucedió? Ellos intentaron lidiar con su vergüenza sin arrepentimiento. Pero Dios nunca sale de la habitación. El va a llevar a tu pródigo una vez más alrededor de la montaña, hasta que su vergüenza lo lleve a un arrepentimiento genuino.
 

En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan.  2 Pedro 3:9
 
Después que tu pareja regresa a casa, el puede ser perdonado por Dios por todo (y esperanzadamente por ti) tan pronto como el llegue a la puerta, dándole la espada a esa otra persona en un 100% y arrepentido. Su crítica es clara a la vista de Dios, pero todavía tendrán la vergüenza por lo que han hecho. El pecado puede ser tratado de inmediato, pero la superación de la vergüenza, aunque no imposible, lleva tiempo.
 
Un factor importante es la capacidad de tu compañero para hacerle frente a la vergüenza, después de que regresa a la casa, dependiendo de lo que tú vas a hacer hoy. El Espíritu Santo no necesita de tu ayuda en traer de la vergüenza al arrepentimiento a tu cónyuge ausente. Uno de los dichos más comunes de Charlyne es, “Cierra los labios.” El Señor va a darle palabra a la gente que necesita saber los detalles acerca de tu matrimonio, sin tu ayuda. Mi camino a casa fue hecho fácil al Charlyne haber rechazado el compartir los malos reportes con todo el mundo. Ella y yo estamos absolutamente asombrados de algunos de los detalles que nosotros vemos a los standers compartiendo con el mundo en el Internet.
 
Si tú estás seriamente parado con nuestro Señor Jesucristo para la restauración de tu matrimonio, pasando tiempo en Su presencia, y haciendo todo a Su manera, tu estarás aislado de la vergüenza, sin importar lo que tu cónyuge esté haciendo, sin importar las circunstancias por las que estás pasando. Tu obligación es mantener el arrepentimiento en la vanguardia de tu vida.
 

¡Confío en ti, mi Dios! No permitas que me avergüencen, ni dejes que mis enemigos se regodeen en mi derrota. Nadie que confíe en ti será jamás avergonzado,  pero la deshonra les llega a los que tratan de engañar a otros. Muéstrame la senda correcta, oh Señor; señálame el camino que debo seguir. Guíame con tu verdad y enséñame,  porque tú eres el Dios que me salva. Todo el día pongo en ti mi esperanza.  Salmo 25:2-5
 
Sólo sigue de pie y orando y observando lo que Dios puede hacer. ¡Yo debo de salir corriendo – pienso que escucho a un nieto en la sala haciendo algo que no debería!
Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: