newsletter_banner

Martes, 3 de Mayo del 2016
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

¿POR QUÉ NO TE CASASTE CON LA OTRA MUJER?
 
Haz que vean que esto proviene de ti, que tú mismo lo has hecho, Señor.  Salmo 109:27
 
Yo oro al Señor para que me ayude para llevarte al largo camino, para llegar allí, pero la conclusión es que no me casé con la otra mujer porque en el fondo sabía que sería un error. Charlyne y yo nos divorciamos, y el mundo y la ley estaban diciendo que siguiéramos adelante, pero algo me estaba recordando que todavía estaba casado.
 
Reconozco que no hay dos situaciones iguales. Lo que tu cónyuge ausente esté sintiendo podría ser totalmente diferente, pero no hace falta ser un científico de la NA para saber que había algo mal cuando estaba en la casa de otro hombre, tratando de hacer felices a sus hijos, sentado en su mesa, comiendo alimentos comprados por su dinero de la manutención, viendo la televisión que su trabajo compró, siendo la alegría de la vida de su esposa abandonada – y más. Mientras tanto, el corazón roto de mi esposa, y nuestros tres hijos fueron literalmente luchando para sobrevivir, mientras oraban para que un esposo y padre volviera a sus sentidos y volviera a la casa donde pertenecía.
 
Por desgracia, la mayoría de las personas casadas que dejan a sus cónyuges tienen o pudieran involucrarse con otra persona. La progresión natural de las citas es continua hacia el matrimonio. A pesar de que tu cónyuge ausente pueda desear que la relación ilícita continúe el estatus quo, yo puedo asegurarte que la tercera persona está empujando y empujando hacia el matrimonio.
 
Esas otras personas ponen a los pródigos bajo una enorme presión para casarse. Un cónyuge que ruega, que está de pie con Dios, es una amenaza para una relación pecaminosa. Estas otras personas sienten que pueden tomar el control si son capaces de presionar a la otra persona para que se case con ellos. Hay un gran problema. Dios no reconoce estas relaciones adulteras como matrimonios, y El continua para condenar al pródigo de sus malos caminos, independientemente de lo que los registros anotados de los records de la casa de corte.
 
Los pródigos reciben ultimatums de manos de esa otra persona. Podemos abandonar a un marido o una esposa de pacto sin ni siquiera mirar atrás, pero temblamos cuando la otra persona falsificada del momento “o bien” dictan o amenazan. De mi experiencia personal, la iglesia que la otra persona y yo estábamos asistiendo (sí, lo pródigos asisten a la iglesia y escuchan a los oradores declarar la Verdad a otras personas), tenían un nuevo santuario bajo construcción. Estaba para ser terminado para la Pascua de ese año. Se me había dicho que nos casaríamos antes de esa fecha o que nuestra relación terminaría.

También me fue ordenado que “superara” a Charlyne antes de ese tiempo. ¿Cómo puede una persona que conocí desde hacía solo unos meses, dictaminase que “superara” a una mujer con la cual estuve por 19 años?
 
Gran parte de lo que pasé no será compartido, pero me siento guiado a compartir un incidente que siempre recordaré. La otra persona y yo estábamos terminando la cena en un restaurante italiano cuando estaba siendo contactado por mi empleador. En aquel entonces, los teléfonos celulares se quedaban conectados a los automóviles, por lo que dejé mi tarjeta de crédito en la mesa y fui a buscar un teléfono público. Cuando regresé mi compañera de mesa me entregó la tarjeta de crédito y un recibo. Y me dijo, “Sólo quería ver como se verá,” explicó.
 
Abrí el recibo para ver a la “Sra.  Robert E. Steinkamp” firmado en el.  Nunca antes había visto escrito de la letra de nadie, mi apellido, excepto de Charlyne. Simplemente no se veía bien. Me sentía atrapado. Mi indigestión esa noche no vino por la comida italiana, sino del pensamiento de que pronto pudiera haber una “Sra. Robert E. Steinkamp” quien no era realmente la “Sra.  Robert El Steinkamp.”
 
Un tiempo más tarde, yo escuché una cita en el radio del coche que me tocó profundamente y que se ha convertido en una de mis favoritas. Del Mártir misionero Jim Elliot citaba como dice, “Un hombre no es un tonto por rendirse en lo que él no puede mantener, para ganar lo que el no puede perder.” El Espíritu Santo me reveló que yo me estaba rindiendo en Charlyne, a quien yo no podría perder, por alguien más, una esposa falsificada, a quien yo no podría mantener.
 
¿Puedes ver lo que el Espíritu Santo de Dios estaba haciendo en respuesta a las oraciones de Charlyne? El estaba mandando flechas tras flechas de Su Verdad a mi y continuó haciéndolo hasta que la burbuja del egoísmo que me rodeaba fue destruida. Es ahí cuando el pródigo regresa a casa.
 
Como stander, por favor no sientas que tus oraciones no han sido exitosas o que tu has fallado en la restauración de tu matrimonio, si tu cónyuge entra en una relación de no convenio. Tu has fallado sólo si te has rendido. Es la reputación de nuestro Señor Dios que está en línea, no la tuya, y El va a hacer exactamente lo que El te ha prometido, pero en Su tiempo y no en la del hombre.
 
Aquí están mi Cinco Puntos para ayudarte, cuando tu enfrentas a tu pareja en con un matrimonio de no convenio:
 
Ora – Aprende como orar por tu cónyuge quien está siendo presionado a un matrimonio.
 
Propuesta – Recuerda, la otra persona puede estar proponiendo matrimonio, no tu pareja.
 
Paz – Obtén la paz de Dios que El tiene para tu pareja en Su mano hoy, sin importar las palabras que puedan ser murmuradas por alguien más. Dios está diciendo que tú y tu amado cónyuge están todavía casados.
 
Propósito – Reenfoca tu propósito en estar parado. Esto puede ser incluso para conseguir que la otra persona y tu pareja, o todos los involucrados lleguen a una relación personal con Jesucristo.
 
Promesa – Reclama las promesas que Dios te ha dado, y aférrate fuerte a ellas. Dios nunca cambia.
 
Tu promesa renueva mis fuerzas; me consuela en todas mis dificultades.  Salmo 119:50

Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: