newsletter_banner

Viernes, 10 de Junio del 2016
VETE – ¡DESDE AHORA NO PEQUES MAS!
 
Enderezándose Jesús, le dijo: “Mujer, ¿dónde están ellos? ¿Ninguno te ha condenado?” “Ninguno, Señor,” respondió ella. Entonces Jesús le dijo: “Yo tampoco te condeno. Vete; desde ahora no peques más.” Juan 8:10-11
 
Qué poderosa escritura. ¿Puedes visualizar a tu Señor Jesús hablando con tu amado esposo o esposa o un hijo pródigo hoy diciéndole esas palabras? Jesús les está diciendo, “Vete, y desde ahora no peques más.” ¡Nunca dejes de creer que día glorioso será para ti, tu esposo y toda tu familia!
 
Puede que este sea el fin de semana que te toca quedarte sola y detestes todo el fin de semana. Todavía me acuerdo de esos fines de semana, recuerdo los trucos y artimañas del enemigo atacando mi mente con todo lo que Bob estaba haciendo con la otra persona. Te puedo decir ahora, tal como lo ha confirmado Bob muchas veces en sus devocionales y libros, no es tan romántico como parece. Tú estás orando y el Señor está orquestando muchos escenarios diferentes para causar confusión y conflicto.
 
El secreto está en confiar en el Señor y seguir agradeciéndole al Señor porque Él va a sacar a la otra persona cada fin de semana que estén juntos por su plan y propósito perfecto. Sé que tú puedes estar sentado en casa ahora mismo solo, pensando: “Odio los fines de semana.” Sí, recuerdo que tuve que empacar las maletas de mis hijos para que pudieran ir y pasar tiempo con su padre y me quede sola en casa. Odiaba esos fines de semana.
 
Hoy, permítele al Espíritu Santo que te de ánimo para hacer las cosas que a muchos padres les gustaría hacer una tarde o un día a solas.
 
  • Ponte a trabajar en el jardín. Pídele al Señor que te muestre que sección debes empezar a trabajar primero.
  • Anda y arregla uno de los armarios en tu casa que este repleto de cosas.
  • Arregla la casa para cuando tu cónyuge regrese a casa repentinamente
  • Ten el lado del armario y los cajones de tu cónyuge vacíos. ¡Estate preparada!
  • Cada día ten el lado de la cama de tu cónyuge limpio y libre de tu Biblia y otros libros. ¡Podría llegar a casa mientras tu estas en el trabajo!
  • Anda a dar un paseo. Ve a la playa o a un lugar especial que has estado esperando visitar.
  • Anda a visitar a una de las ancianas santas que sabes es uno de los guerreros de oración de tu iglesia, pero que se encuentra confinada en casa porque está enferma. ¡Oh, cuan bendecida serás cuando oren por ti y por tu matrimonio!
 
Cada fin de semana, creo que cada persona que está orando por su propio matrimonio también podría estar orando por los millones de pródigos de todas las edades para que se arrepientan, confiesen sus pecados, mientras piden  la ayuda del Señor para la restauración de sus matrimonios. ¿Orarás por un reavivamiento en todo el mundo para que hombres, mujeres y los niños, clamen al Señor para ser liberados de su adicción a los pecados de este mundo?
 

Los escribas y los Fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio, dijeron a Jesús: “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo del adulterio. Y en la Ley, Moisés nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres. ¿Tú, pues, qué dices?” Decían esto, poniendo a prueba a Jesús, para tener de qué acusarlo. Pero Jesús se inclinó y con el dedo escribía en la tierra. Pero como insistían en preguntar, Jesús se enderezó y les dijo: “El que de ustedes esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra”. E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Juan 8:3-8
 
Jesús miro a la mujer en adulterio diferente a la que tú puedas estar pensando de la otra persona en tu vida en este momento. Aprende de esta poderosa escritura. Jesucristo no vino a este mundo para condenar al mundo, sino para salvar a todos los pecadores.
 
Tú debes creer en el poder del Nombre de Jesús y en el poder de la Sangre de tu Señor Jesús. ¿Que escribió Jesús en el suelo para los maestros de la ley y los Fariseos? ¿Qué crees tú? Yo creo que Jesús dijo, “¡Váyanse a casa y no pequen más!”
 

Al oír ellos esto, se fueron retirando uno a uno comenzando por los de mayor edad, y dejaron solo a Jesús y a la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, le dijo: “Mujer, ¿dónde están ellos? ¿Ninguno te ha condenado?” “Ninguno, Señor”, respondió ella. Entonces Jesús le dijo: “Yo tampoco te condeno. Vete; y desde ahora no peques más.” Juan 8:9-11
 
¿No es esa tu oración por tu cónyuge? “__________, vete ya y no peques más. Jesús te ama. Yo te amo. Jesús te perdonará y yo te he perdonado. Estamos esperando por tu regreso a casa”. ¿Haz orado de esta manera anteriormente? ¡No pares! Ora esta escritura por tu amado cónyuge este fin de semana. Sigue orando una y otra vez, agradeciéndole a tu Padre Celestial, tu Señor y al Espíritu Santo porque están moviendo, tocando y liberando a tu cónyuge de su vida de pecado en la que está viviendo ahora. ¡Deja de dudar y cree en el inmenso poder de tu Señor Dios para siempre!
 

Así dice el Señor: “En el momento propicio te respondí, y en el día de salvación te ayudé. Ahora te guardaré, y haré de ti un pacto para el pueblo, para que restaures el país y repartas las propiedades asoladas; para que digas a los cautivos: “¡Salgan!”, y a los que viven en tinieblas: “¡Están en libertad!” Isaías 49:8-9
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: