newsletter_banner

Martes, 19 de Julio del 2016
El mensaje de hoy es de Bob quien era un pródigo que regresó a su casa y se volvió a casar conmigo por 23 años adicionales, antes de que el Señor se lo llevara al Cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva de un pródigo por más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias.
 
Nuestros niños crecidos tienen memorias de ir a la Ciudad de Bryson, NC, para ir a hacer paseos en  tubos cuando ellos eran niños y después a la Montaña de Georgia Fair. Hace unos pocos años nuestra familia completa (después de la muerte de Bob) tomamos unas mini – vacaciones a Bryson City, NC, para llevar a sus propios hijos abajo al “Arroyo Profundo” y entonces a la Montaña de Georgia Fair. Esto me recordó un artículo que Bob escribió de uno de sus libros, Regocijo En La Carretera sobre El Autobús Divertido. ¡Anímense y nunca se rindan en Jesús! – Charlyne

EL AUTOBÚS DIVERTIDO
 
Hay una van grande que puede ser vista alrededor de la Ciudad de Bryson. Esta es de un terreno de campo a unas pocas millas de distancia. Pintada a ambos lados del vehículo, en letras enormes, hay una invitación a viajar en  El Autobús Divertido. Ese autobús lleva personas  a Arroyo Profundo para paseos en tubos. Yo sospecho que el conductor lleva a sus viajeros excitados con la mayor anticipación posible, y luego los recoge abajo después de que flotan tranquilamente aguas abajo en sus tubos alquilados.
 
Hace años, yo solía ir  en otro autobús divertido y darme el paseo. El conductor de mi autobús estaba siempre dispuesto a pararse por cualquiera que quisiera viajar con el. De hecho, si el notaba a un individuo caminando en una dirección, el no lo pensaba para  pararse y ofrecerle el viaje. Yo a menudo me sentía culpable de montarme con el, y de no pagar, pero después de todo, esto era llamado El Autobús Divertido.
 
Un día El Autobús Divertido me llevó a mí a aguas arriba, donde nunca había estado antes, pero el conductor no regresó a buscarme. Yo descubrí las delicias del conductor en llevar  a la gente hasta el arroyo y luego dejarlas allí. Había estado enganchado en un paseo en el Autobús Divertido equivocado. El que yo continué a bandera abajo, no de un camping, sino a partir de juegos de Satanás, y estaba siendo conducido por el propio enemigo.
 
Ese día, cuando yo me encontraba a mí mismo en el arroyo del divorcio si un autobús, el diablo no estaba en ningún lugar que pudiera ser visto. Yo ahora comprendo que las delicias de quedarse sólo fuera de la vista, pero siempre listo para ofrecer otra vuelta, no hacia mi casa, sino más lejos en el arroyo.
 
Después de yo haber descubierto que yo había sido engañado, El Autobús Divertido pasó por aquí y me ofreció otro paseo, a una relación de no – convenio con otra mujer. Yo estaba cansado y herido por el trayecto de vida que yo había estado viajando, y me paré en la puerta de El Autobús Divertido, casi listo para subir a bordo, cuando Jesús pasó.
 
El conductor diabólico comenzó a temblar cuando el vio al Señor, a quien yo una vez serví fielmente, estaba allí. Yo debo decirte que yo lo hice también. Tu ves, atrás en los 70’s  yo le había pedido a Jesús que me perdonara por todos los viajes en El Autobús Divertido de Satanás que yo había tomado. Yo recibí el regalo gratis de vida eterna que algún día me llevará al Cielo. ¡Ahora ese será algún viaje!
 
Más tarde, yo he sometido mi vida al servicio del Señor. De vuelta, yo he tratado de evitar El Autobús Divertido, pero yo supongo que el tiempo cambia las cosas. El conductor usa pasar y tocarme  a menudo. Un día yo acepté sólo un paseo corto con el. El próximo día, esto fue sólo un poco más fácil de montarme a  un paseo más largo. Pronto estaba montado en cualquier lugar que El Autobús de la Diversión del Infierno me llevara.
 
Ese día, cuando me encontré a mí mismo en el arroyo, Jesús puso Su brazo amoroso sobre mis hombros por primera vez en un largo tiempo. El había estado intentando hacerlo por un largo tiempo, pero yo había estado empujándolo fuera, muy parecido a un niño que pone mala cara. No sabía que el Señor me consideraba como uno de Sus hijos que ponen  mala cara, y que El  no estaba dispuesto a renunciar a mí.
 
Con Sus brazos a mi alrededor, Jesús y yo caminamos directo a la puerta de El Autobús Divertido. “El no va a estar montándose contigo por más tiempo,” le dijo Jesús al conductor. Al mismo tiempo, El me dio el apretón más cálido  que jamás yo haya experimentado. Eso era exactamente lo que yo había estado buscando cuando abordé en el primer lugar a El Autobús Divertido.
 
“Todavía el me debe por todos los paseos,” gritó el enemigo.
 
El Maestro lo miró directo a los ojos, y le dijo, “La deuda de Bob a ti es pagada por Mi Sangre derramada.”
 
El conductor de El Autobús Divertido no tomó esto bien. El temblaba y salió a toda velocidad.
 
“Ahora,” dijo Jesús, “Yo te tengo un paseo a casa, todo alineado para ti.  Yo he estado preparando al conductor listo para Mí y para ti mientras tú estabas fuera paseando en El Autobús Divertido.” Jesús me dio la vuelta y yo vi a mi esposa, Charlyne. Ella estaba sonriendo y se veía tan en paz y feliz. Yo pudiera decir por la forma en que ella hablaba a Jesús mostraba que ellos se conocían muy bien. Yo espero que algún día yo pueda conocerlo a El de esa manera.
 
“Honey,” la esposa de mi juventud dijo, “Jesús y yo queremos que tu regreses a casa ahora. Tu tienes tres niños y una esposa que te necesitan. Yo he estado hablando con el Señor sobre nosotros todo el tiempo que tu has estado montado en El Autobús Divertido. Yo te he perdonado por todo, y el Señor también, si tú sólo lo pides.”
 
¡Guao! Yo nunca pensé que Charlyne pudiera venir al arroyo para buscarme. ¿Cómo pudo ella jamás desearme de vuelta? Después de todo, ella sabía bastante de lo que sucedía mientras yo estaba a bordo de El Autobús Divertido. Yo me sentía demasiado avergonzado y herido para subirme con ella. Yo lo deseaba tanto, pero yo solamente no podía. ¿Qué pudieran decir otros si yo regresaba con mi esposa a quien yo había abandonado?
 
Comencé a caminar por la carretera de la vida. Yo sabía que Charlyne no estaba lejos, parada y orando por mi, y que yo me podría ir con ella en cualquier momento, pero yo tenía mi orgullo. Nadie me podría poner en lo que va hasta el arroyo, que yo no pudiera hacerlo por mi cuenta.
 
Mis pies estaban llenos de ampollas y me habían pegado, pero me quedé con mis hombros en alto y caminé con una buena zancada. Nadie podía saber cuánto me dolían. Yo comencé a tener un buen tiempo, pensando que iba a ser feliz. Nadie lo sabía, o al menos eso pensaba, pero este camino me estaba matando.
 
El mayor daño de todos fue el mirar por encima del arroyo que corría paralelo a la carretera y ver parejas felices flotando. Los lugares que alquilaban los tubos en la Ciudad de Bryson, todos tienen sus iniciales en los tubos en letras grandes. No sabía lo que era AD hasta que le grité a un hombre que estaba flotando ahí.
 
Es ‘Amor de Dios.’ Amigo, esta es la única manera de tener diversión  cuando estamos bajando el arroyo. Preguntó, “¿Dónde está tu esposa, y porqué estás caminando en vez de subirte en el tubo?”
 
“Ella me dejó.” Y luego mentí, “y estoy caminando porque disfruto caminar.”
 
“A mí no me parece que tu estas disfrutando las cosas mucho,” me voceó mientras el y su esposa flotaban fuera de la vista, después de una curva, en dos tubos grande AD.
 
El Autobús Divertido vino varias veces, ofreciendo un paseo. Una o dos veces casi entré, pero cada vez que yo recordaba cómo Jesús se veía cuando El mandó al conductor a irse, yo deseaba que no hubiese habido Autobús Divertido en mi vida. Cómo yo hubiese deseado que Charlyne y yo hubiésemos estado teniendo un buen tiempo juntos. Flotando en los tubos AD, los mejores en la montaña.
 
Yo vi a Charlyne conducir por ahí varias veces. Ni una sola vez ella se detuvo y rogó, ni trató de manipularme para que regresara a casa. Ella sólo estaba allí. Yo me pregunté a mí mismo porque era que ella se veía tan feliz y yo estaba tan miserable. Nosotros ambos estábamos divorciados, pero ahora ella irradiaba amor. No hasta un largo tiempo después yo me di cuenta que su coche estaba viajando en gomas AD, y el amor que yo veía en ella era el amor de Cristo.
 
Entonces sucedió, Jesús pasó por aquí de nuevo. El me miró con los mismos ojos que habían enviado a El Autobús Divertido a salir corriendo. El Señor habló solo tres palabras.
 
“Bob, vete a casa.”
 
De repente todo vino junto para mí. Yo me di la vuelta y Charlyne estaba allí, pero El Autobús Divertido se había ido. Yo me subí y comencé el camino a casa. Solo un poco más adelante, pasamos por donde estaba esa pareja en los tubos AD. Entusiasmado me señaló a su mujer y ambos nos dieron una señal de aprobación con sus dedos y sonrieron. Ellos sabían lo que había pasado.
 
Esto pasó hace un tiempo. Si yo pudiera hacer algo en esta vida para el Señor, sería ayudar a otros esposos y esposas a evitar tomar El Autobús Divertido. Mi amigo, no hay ninguna diversión en montarse en el autobús de Satanás.
Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: