newsletter_banner

Viernes, 22 de Julio del 2016

¿ESTÁS DANDO FRUTOS?
 
“Yo soy la vid y ustedes los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, pero sin mí no pueden hacer nada.” Juan 15:5
 
¡Qué poderosa escritura! Jesús se describe a sí mismo como “la vid verdadera”, a su Padre, como “el jardinero”, y a nosotros como “los sarmientos”. Como parte de tus devociones de hoy lee Juan 15:1-16.
 
¿Conoces el poder que tienes cuando permaneces en o cumples con el Señor? Tú y yo debemos permanecer cerca de nuestro Señor diariamente. Tu Señor es la vid, nosotros somos los sarmientos. A pesar de que puede doler por un tiempo, tu Padre Celestial, el jardinero, nos poda, los sarmientos, para que podamos dar aún más frutos en el futuro. Tú y yo no podemos dar o producir fruto, a menos que permanezcamos con el Señor. Y tú ¿cómo lo estás haciendo?
 

“Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador. Toda rama que no da fruto en mí la corta. Y todo sarmiento que da fruto lo limpia para que dé más fruto. Ustedes ya están limpios gracias a la palabra que les he anunciado, pero permanezcan en mí como yo permanezco en ustedes. Un sarmiento no puede producir fruto por sí mismo si no permanece unido a la vid; tampoco ustedes pueden producir fruto si no permanecen en mí.” Juan 15:1-4
 
Espero que puedas ver como esta poderosa escritura se relaciona con el principio divino, se puede comparar con lo que haces en tu jardín cuando podas un rosal o un árbol de hibisco en tu propio patio. Primero podas las ramas muertas o caídas y luego le das una bonita forma para tener flores hermosas. Dios quiere hacer lo mismo con nosotros. El poda nuestras ramas removiendo de nuestras vidas todo aquello que pueda obstaculizar nuestro caminar con el Señor para que crezcamos y compartamos el amor de nuestro Señor Jesucristo con los demás.
 
Dirijo a ti esta Escritura específica porque me preocupo por aquellos luchadores que comienzan su lucha fuertemente, comprometidos con su matrimonio, pero debido al tiempo y las circunstancias, se dan por vencidos. Por desgracia, cuando se dan por vencidos y deciden no terminar el encargo divino que el Señor les ha dado, a menudo se alejan y pasan de estar encendidos con el fuego del Señor a ser tibios, dejan de orar y de leer la Biblia. ¿Eres tu uno de estos luchadores?
 
El enemigo no quiere que nadie siga la voluntad de Dios en su vida. Satanás se vale de todo tipo de tentaciones para seducirte y alejarte de la voluntad de Dios, de Su camino y de Su Palabra a lo largo de tu vida. ¿Sabes de algún luchador que ha sido tentado y ha dejado de orar por la restauración de su matrimonio? Cuando un luchador comienza a dudar y a no creer en las instrucciones y promesas que el Señor le ha dado, a menudo deja de ir a la  iglesia regularmente. A menudo comienza a salir con personas del otro sexo y en pocos años se arrepentirá de haber tomado un camino de desvío que lo llevó a una situación peor.
 
¿Dónde estás hoy? ¿Estás creciendo en el Señor? ¿Estás siendo obediente a Su voluntad y Su camino en tu vida y en tu matrimonio? ¿Lo estás poniendo en primer lugar? ¿Estás preocupado por las almas perdidas y otros matrimonios heridos o te has vuelto tibio en tu caminar con el Señor?
 

“Así habla el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios: Conozco tus obras: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero porque eres tibio y no frío o caliente, voy a vomitarte de mi boca.” Apocalipsis 3:14-16
 
A medida que creces en el Señor, ¿estás dispuesto a permitir que el Señor te use? Cuando aceptas a Jesucristo como Salvador y Señor de tu vida, Él quiere usarte en tu vida diaria. Así que debes estar consciente de que habrá diferentes momentos en tu vida dónde vas a pasar por una poda para ser más fuerte y tener ramas más sanas que den más fruto. A veces estas dificultades o podas son dolorosas. Sin embargo, en el plan divino de Dios Él usará tus circunstancias para ayudar a los demás al compartir tu experiencia personal del poder de Dios y los cambios en tu propia vida personal.
 

“Al que no permanece en mí lo tiran y se seca; como a los sarmientos, que los amontonan, se echan al fuego y se queman.”  Juan 15:6
 
Jesucristo quiere que todos los creyentes permanezcan en Él con una relación personal diaria. Si comienzas a extraviarte por el camino equivocado, el Señor hablará con fuerza y disciplinará a sus hijos para que paren y vuelvan al Señor.
 
Ahora, permíteme compartir un poderoso versículo que espero saltará fuera de la página para ti hoy. Es una promesa que he reclamando para mí, para mis seres queridos y para los luchadores.
 

“Mientras ustedes permanezcan en mí y mis palabras permanezcan en ustedes, pidan lo que quieran y lo conseguirán. Mi Padre es glorificado cuando ustedes producen abundantes frutos: entonces pasan a ser discípulos míos.” Juan 15:7-8
 
El secreto de la oración contestada es permanecer en Cristo. Cuanto más camines y vivas con tu Señor diariamente, más tus oraciones serán de acuerdo con la voluntad y el camino divino. Permite que el Espíritu Santo dirija cada uno de tus pasos y hable a tu corazón mientras permaneces en el Señor diariamente. Mi oración es que esta escritura te dé la esperanza que necesitas al orar por tu cónyuge para que conozca a tu Señor Jesucristo como Salvador y Señor de su vida y regrese a casa, ¡repentinamente!
 

“Ustedes no me eligieron a mí; he sido yo quien los eligió a ustedes y los preparé para que vayan y den fruto, y ese fruto permanezca. Así es como el Padre les concederá todo lo que le pidan en mi Nombre.  Ámense los unos a los otros: esto es lo que les mando.”  Juan 15:16-17
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: