newsletter_banner

Viernes, 16 Septiembre del 2016

¿HAY PECADO EN TU MATRIMONIO?
 
Había pecado en el matrimonio mío y de Bob, pero yo no sabía qué hacer para pararlo ni como orar por nosotros. Hay muchos cónyuges que salen de casa cada día para hacer lo que les da la gana, sin importarles lo que enseña la biblia. Ellos no tienen temor de Dios en sus acciones o comportamiento. Ellos no tienen presentes los votos matrimoniales, el pacto matrimonial o el dolor que le están causando a sus cónyuges, sus hijos y tantos otros seres queridos. Ellos están siendo seducidos por el enemigo, Satanás.
 

¿Por qué te jactas de tu maldad, varón prepotente? ¡El amor de Dios es constante! Salmo 52:1
 
Tu cónyuge o tu hijo adolescente o joven adulto rebelde han sido tentados, engañados, seducidos y cegados por el enemigo, Satanás. Ellos fueron engañados y seducidos por las mentiras de Satanás. Nunca bajes tu guardia para que el enemigo no vuelva a entrar a tu hogar para robar, matar y destruir a otro ser querido o a un cónyuge que haya regresado .Tu amado esposo o esposa no es tu enemigo, el enemigo es Satanás. (
Efesios 6:12-13)
 
Tu cónyuge ha sido atraído y tentado, persuadido o seducido por los deseos pecaminosos de la carne o ha sido confundido por falacias o mentiras. Tú y yo no debemos nunca dejar de pelear la batalla en nuestro cuarto de oración por nuestros seres queridos independientemente de la edad que tengan. ¡Nosotros debemos siempre recordar contra quien estamos luchando!
 
¿Cómo entra el enemigo en nuestros hogares? Permíteme mencionar dos maneras hoy:
 
1. Satanás obtiene permiso de Dios para permitir a Su siervo, Job, o nosotros, que pasemos por una tragedia para ver si Job (o nosotros) mantenemos la fe y el amor de Dios en medio de una crisis inexplicable o un sufrimiento que no merecemos. Oímos de mucha gente que está creciendo espiritualmente y buscando al Señor, involucrándose mas en actividades de la iglesia, como si Dios estuviera alardeado sobre ti o sobre tu cónyuge al enemigo y el Señor le da permiso para que te haga pasar por una tribulación o adversidad, sabiendo que tu serás bendecida al final de todo. (Job 1 y 42)
 
2. Hay pecado en tu matrimonio. Hay pecado en tu corazón o en el corazón de tu cónyuge. Hubo una grieta en los cimientos por la que se metió el pecado. El pecado vino como una tentación, o un truco, o una artimaña del enemigo o de la naturaleza pecaminosa de la carne que no ha muerto o no ha sido crucificada a la voluntad o caminos de Dios.
 
Dios quiere que vivamos una vida de imitación de Cristo. Él quiere que seamos diferentes al resto del mundo. Yo siempre trato de recordarme a mí misma, o a mis hijos y nietos: “¿Que haría Jesús?” ¡Eso nos ha ahorrado muchos problemas!
 

¡Levántate! ¡Purifica al pueblo! Diles que se consagren para presentarse ante mí mañana, y que yo, el Señor, Dios de Israel, declaro: “¡La destrucción está en medio de ti, Israel! No podrás resistir a tus enemigos hasta que hayas quitado el oprobio que está en el pueblo.” Josué 7:13
 
Tú y yo debemos saber que no recibiremos respuestas a nuestras oraciones o no tendremos milagros en nuestras vidas si tenemos pecado escondido en nuestro corazón. Nuestro Señor lo sabe todo. ¿Con que ha estado lidiando contigo últimamente? ¿Qué le has estado diciendo tú al Señor? “Tengo derecho. Mira a lo que está haciendo mi cónyuge. ¡No puedo perdonar!” ¿Estás guardando rencor, amargura, celos, ira o desesperanza en tu territorio? Cuéntale al Señor tus miedos y ansiedades. ¿Hay pecado en tu corazón? Pídele al Señor que te lo revele hoy.
 
A mí me encanta orar escrituras por mi familia, y por todos los pródigos para que sean limpios de todas sus impurezas e ídolos. ¿Qué viene antes que Dios en tus prioridades? ¿Tu matrimonio? ¿El mantenerte firme en la lucho se ha vuelto tu ídolo? ¿Quieres que tu matrimonio sea restaurado más que el querer tener una relación con tu Señor? ¿Se ha vuelto tu carrera, dinero, hijos o un deporte más importante que tu Señor? Dios no bendecirá a Su gente quien se rehúsa a sacar el pecado de sus vidas.
 
Recuerda a David en 2 Samuel 12:1-14. Él pensó que había cometido adulterio y asesinato sin haber sido descubierto. Él había estado viviendo con Betsabé más de un año antes de que Natán lo confrontara con el pecado que había cometido. Puede que tu conozcas el bello salmo que David oro en el Salmo 51 cuando confeso y se arrepintió de sus pecado oculto. Este es un Salmo excelente que puedes orar como una oración para ti y tu cónyuge.
 
Ora para que el Señor te lave, te limpie y te purifique de cualquier y todos tus pecados que puedan estar escondidos en tu corazón. “Señor, guianos a mí y a mi cónyuge en caminos de justicia.” Permíteme sugerirte que ores
escrituras específicas con el nombre de tu cónyuge en ellas pidiendo que todos los pecados de tu cónyuge sean removidos de su corazón rápidamente. La Palabra de Dios no regresara vacía. Permíteme sugerirte algunas escrituras que puedes personalizar y orar:
 

Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado. Salmo 51:2
 
“Los rociaré con agua pura, y quedarán purificados. Los limpiaré de todas sus impurezas e idolatrías. Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne”. Ezequiel 36:25-26
 
Aparta tu rostro de mis pecados y borra toda mi maldad. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu. Salmo 51:9-10

 
¡Señor, remueve de mí y de mi matrimonio todo pecado! Te lo pido en el nombre de Jesús. Amen.
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: