newsletter_banner

Martes, 20 de Septiembre del 2016
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

“¿ESTÁ MI PRÓDIGO TAN HERIDO COMO YO?”
 
Esta mañana yo me desperté con dolor de espalda. Alguno se despertó con dolor de muela. Ambos de nosotros estamos heridos en este momento, pero de diferentes maneras. Esta es la manera en que es por el dolor experimentado por los standers y los pródigos.
 
Tu mayor dolor emocional hoy puede venir del rechazo. El dolor de tu pródigo puede ser causado por la culpa y la vergüenza. Ambos de ustedes podrán compartir en el futuro el dolor común del miedo.
 
Dios diseñó a la familia para ayudar a cuidarse el uno al otro. La otra persona no tiene, no tendrá jamás el amor incondicional por tu cónyuge que te llena hoy a ti. El que tu amas reconoce a la persona que puede rescatarlo cuando las cosas se ponen difíciles.
 
Los votos de esa otra persona, aunque no se han dicho, pueden decir: “Sin Dios como mi testigo, yo te tomo como mi pareja pecaminosa, para tenerte temporalmente y a partir de este día, hasta que alguien mejor llegue, en las buenas pero no en las malas, en las riquezas pero no en la pobreza, no en la enfermedad, solo en la salud, para usar y manipular, hasta que nos separe alguien más. Este es el voto solemne del enemigo.”
 
¿Cuánta paz, amor, y gozo puede tu pródigo estar experimentando en una relación con este tipo de compromiso? Tu pródigo siente el mismo miedo al futuro que tu. Ninguna suma de dinero puede comprar el último compromiso y seguridad del futuro que puede ser encontrado en un matrimonio basado en Jesucristo.
 
Esto puede ser ilustrado por una historia real de una familia que yo conozco. El hombre tenía un prestigioso trabajo con una compañía Americana quienes lo habían asignado a Italia. Mientras estuvo allí, el conoció a alguien meas y dejó a su esposa.
 
El timbre de la casa de la esposa sonó un día y la otra mujer se introdujo a ella misma. “Tu esposo y sus cosas están afuera en el coche,” reportó la mujer. “El está seriamente enfermo y necesita ir al hospital. Yo no firmé para esto. Ven a buscarlo.”
 
Vamos a seguir a una pareja imaginaria, Jack y Jill, a través del típico día. Jill se levanta y es inmediatamente recordada por una cama vacía por lo que ha sucedido. Incluso antes de levantarse, ella ha orado a su Señor, pidiéndole a El que esté con ella ese día, y para que la ayude a pararse por Jack por un día más. Unos pocos minutos más tarde, durante sus devocionales, Jill recibe una Palabra de Dios. La canción Cristiana que ella escucha confirma Su promesa para ella para ese día.
 
En el otro extremo de la ciudad, Jack también despierta una vez más, con el sordo ruido de que no es Jill que está acostada junto a el. Comienza su día bajo su propio poder, cargando la culpa de lo que ha hecho. El y la otra persona comienzan el día con un desacuerdo.
 
En el trabajo, Jill pierde un papel importante. Ella a menudo coloca mal las cosas en estos días. Ella ora silenciosamente, pidiéndole al Señor que la ayude. Cinco minutos meas tarde, el papel está en las manos de su jefe y ella le está dando las gracias a Dios por estar con ella todo el día.
 
Del otro lado de la ciudad, Jack pierde un papel importante. El coloca las cosas mal a menudo en estos días. El busca y busca, pero no puede encontrarlo. Cinco minutos más tarde, su jefe está amenazando con su trabajo.
 
“Jack, tu no puedes traer tus problemas personales al trabajo o esto te va a costar tu trabajo.” Jack regresa al trabajo, más distraído que nunca, preocupado sobre el divorcio y cómo va a mantener a la otra mujer sin un trabajo.
 
Esa noche, la casa de Jill está vacía y tranquila. Ella psa su noche con música de alabanzas de fondo, y orando por Jack y leyendo su Biblia. Ella se va a dormir con una oración en su corazón.
 
Del otro lado de la ciudad, la casa de Jack está vacía y tranquila. La otra mujer demandó una noche fuera “con las chicas.” Jack pasa su noche preocupado si ella encontrará un reemplazo para el. El y la otra mujer terminan el día con una discusión acalorada. Jack se va a dormir pensando lo bueno que era en su casa, pero sintiendo que jamás podrá volver atrás.
 
Aunque están dolidos de maneras diferentes, ¿quién tiene mayor dolor, Jack o Jill? Aunque la mayoría de los pródigos despliegan una mayor tolerancia para el dolor, el dolor está aún presente para ambos Jack y Jill. Llegará un día, comoquiera, cuando el dolor espiritual de Jack se convierta en insoportable y otro pródigo va a comenzar su jornada a casa.
 
Querido stander, ¿Cómo está el umbral de tu dolor hoy? ¿Estás dolido como Jill pero de vuelta a tu Gran Médico por la medicación para el dolor que El puede proveer? Yo debo advertirte que la píldora espiritual que El va a dispensarte, cada vez que se lo pidas, es un hábito en formación. Sobre el tiempo, tu vas a encontrar a ti mismo volviendo a El más y más. Los únicos efectos secundarios serán una vida gozosa y vida eterna. Hay también un alto rango de matrimonios restaurados para aquellos que buscan este tratamiento para su dolor.
 
¿Eres tú una Jill, pero experimentando el dolor de Jack, intentando hacer todo bajo tu propio poder sin llamar a Dios en cada hora de cada día?  Si es así, te tengo buenas noticias. El Gran Médico tiene tiempo para tratarte hoy. Ve a Su Presencia y sal de ahí sintiéndote mucho mejor. Recuerda, El que tu quiere tratar tu dolor ahora mismo es el Espíritu Santo quien también trata matrimonios enfermos.
 

“Mi Dios envió a su ángel para cerrarles la boca a los leones, a fin de que no me hicieran daño, porque fui declarado inocente ante Dios y no he hecho nada malo en contra de usted, su Majestad… “Él rescata y salva a su pueblo, realiza señales milagrosas y maravillas en los cielos y en la tierra. Él ha rescatado a Daniel del poder de los leones.”  Daniel 6:22, 27
Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: