newsletter_banner

Viernes, 28 de Octubre del 2016

¡YO TE TOMARÉ DE LA MANO!
 
“Yo, el Señor, te he llamado para manifestar mi justicia. Te tomaré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones, a fin de que abras los ojos que están ciegos y saques de la cárcel a los presos, y de la prisión a los que moran en las tinieblas.”  Isaías 42:6-7
 
¿A qué te estás enfrentando hoy? ¿De qué tienes miedo en este momento? Te sugiero que extiendas tu mano hacia tu Señor Jesucristo. Aférrate de la justa  mano diestra de tu Señor y deja que Él te guíe a través de todas tus pruebas de fuego. Vuelve a leer la primera escritura que he compartido al comienzo del devocional de hoy. ¡Qué gran promesa para ti!
 

Canten al Señor un canto nuevo, porque él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria.  El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones.  Salmo 98:1-2
 
Que sepas siempre en lo más profundo de tu ser, que Dios envió a su único Hijo a la tierra para ser una luz para Sus hijos que andan en tinieblas. Jesucristo pago el precio en el Calvario. Tu Señor quiere ir a tu cónyuge y abrir sus ojos cegados para que vea a Jesucristo como la Luz. Ora para que tu Señor vaya y toque a tu esposo o esposa quien ha sido herido por todos tus problemas matrimoniales. Tu Señor puede tocar a tu esposo o esposa y tomar su corazón de piedra y convertir su rencor en un corazón de amor y perdón. ¿Hay algo demasiado difícil para el Señor?
 
Los matrimonios que más me abruman son aquellos donde ambos son cristianos, y uno de ellos no le perdona a su cónyuge todos sus fracasos, su falta de comunicación, su egoísmo o los errores que cometiera como esposo o esposa en su matrimonio, y no quieren darle otra oportunidad escogiendo amarlos incondicionalmente. En cambio, hay un divorcio pendiente entre dos personas que han dejado a Jesús fuera de su matrimonio, en vez de pedirle a Él que arregle sus problemas matrimoniales.
 
¡Estos divorcios no deberían suceder nunca! Dios puede reavivar y encender la llama de su amor para que esté más viva que en el día de su boda. Solo necesitamos dos corazones abiertos que se pongan de rodillas y oren cada día para que el Señor resucite su matrimonio herido y muerto. Ten la certeza que Dios lo hará, ya que Él creo la institución del matrimonio.
 

A los casados les doy la siguiente orden (no yo sino el Señor): que la mujer no se separe de su esposo. Sin embargo, si se separa, que no se vuelva a casar; de lo contrario, que se reconcilie con su esposo. Así mismo, que el hombre no se divorcie de su esposa.  1 Corintios 7:10-11
 
Tu Señor puede liberar a tu cónyuge quien se encuentra prisionero y esclavo de la inmoralidad sexual, adicción al alcohol o a las drogas, juegos de azar, orgullo o egoísmo. Él ha pagado el precio de tu rescate, el de tu cónyuge y de tus seres queridos de la oscuridad y la trampa de sus pecados. Tu Señor le revelará a tu cónyuge las increíbles verdades de Dios para ensenarle como caminar hacia la gran libertad en Él. El Señor lo está llamando cada día, extendiendo su mano derecha de justicia para sacarlo de su oscura prisión de engaños y mentiras, tocando su corazón, convirtiéndolo a Dios y de vuelta a casa a su amado cónyuge y familia que los espera.
 

Conduciré a los ciegos por caminos desconocidos, los guiaré por senderos inexplorados; ante ellos convertiré en luz las tinieblas, y allanaré los lugares escabrosos. Esto haré, y no los abandonaré.  Isaías 42:16
 
Cierra tus ojos ¿Puedes imaginarte al Señor dejando las noventa y nueve ovejas para ir detrás de tu cónyuge perdido quien esta engañado, cegado y enredado en los pecados del mundo, pensando que el divorcio es la única salida? Solo Tu Señor Jesucristo puede rescatarlos. Él puede tomar su mano diestra de justicia y liberarlo de acuerdo a Su poder infinito.
 

Me empujaron con violencia para que cayera, pero el Señor me ayudó. El Señor es mi fuerza y mi canto; ¡él es mi salvación! Gritos de júbilo y victoria resuenan en las casas de los justos: “¡La diestra del Señor realiza proezas! ¡La diestra del Señor es exaltada! ¡La diestra del Señor realiza proezas!” No he de morir; he de vivir para proclamar las maravillas del Señor.  Salmo 118:13-17
 
¡Que escritura tan poderosa para reclamarla ahora mismo! Extiende tu mano para aferrarte a la justa mano diestra del Señor cuando estés pasando por tus propias aguas profundas, o cuando tengas miedo por todas tus circunstancias. Él está allí mismo contigo. Déjame compartir contigo una de mis escrituras favoritas:
 

“No temas, porque yo estoy contigo, no te inquietes, porque yo soy tu Dios; yo te fortalezco y te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa…Porque yo, el Señor, soy tu Dios, el que te sostengo de la mano derecha y te digo: No temas, yo vengo en tu ayuda.”  Isaías 41:10, 13
 
Me gustaría que visualizaras a tu Padre Celestial junto a ti cuando estés pasando por momentos difíciles, todo lo que tienes que hacer es extender tu mano. ¡Él te sostendrá con Su justa mano diestra y no fallarás o estarás sola! Puede que tengas muchas batallas por delante, ¡pero deja que la justa mano diestra de tu Señor derrote al enemigo y restaure tu matrimonio!
 

“Tu mano, Señor, resplandece por su fuerza, tu mano, Señor, aniquila al enemigo.”  Éxodo 15:6
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: