newsletter_banner

Viernes, 11 de Noviembre del 2016

SEÑOR, RESCÁTAME
 
Respóndeme pronto, Señor, que el aliento se me escapa. No escondas de mí tu rostro, o seré como los que bajan a la fosa. Por la mañana hazme saber de tu gran amor, porque en ti he puesto mi confianza. Señálame el camino que debo seguir, porque a ti elevo mi alma. Señor, líbrame de mis enemigos, porque en ti busco refugio. Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Que tu buen Espíritu me guíe por un terreno sin obstáculos. Salmo 143:7-10
 
¿Está tu matrimonio guindando por un hilo? Hoy, pídele al Señor que te rescate a ti y a tu matrimonio herido o muerto, ¡independientemente de cuales sean tus circunstancias! Clama a tu Señor. Busca su rostro y párate en Sus promesas de la Biblia. Busca al Señor diariamente y escoge obedecer Su voz suave de instrucciones para la sanación y resurrección de tu matrimonio muerto.
 
El Señor quiere rescatarte a ti, a tu cónyuge, y a tu matrimonio para cambiar vuestras vidas para siempre. Tú debes escoger servir a tu Señor, confiando en Él plenamente en todo y para todo. Espero que tú no te vuelvas como los israelitas, quienes fueron retrasados divagando por el desierto por 39 años porque estaban siempre murmurando descontento, quejándose y con incredulidad en sus corazones.
 
Mi oración es que tú hayas escogido seguir las instrucciones de tu Señor y le hayas pedido que te rescate a ti y a tu cónyuge de los ataques del enemigo. Espero que tú no te des por vencida debido a tus circunstancias o a la demora de Su tiempo perfecto. Nunca olvides todas las promesas que el Señor te ha dado acerca de esperar y buscar al Señor para reconstruir y restaurar tu matrimonio por el poder del Espíritu Santo.
 

Jesús les contó a sus discípulos una parábola para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse… “¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles? Les digo que sí les hará justicia, y sin demora. No obstante, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?” Lucas 18:1, 7-8
 
¡Qué declaración tan poderosa! ¡Piénsalo! ¡Meditalo! ¿Cómo está tu vida de oración? ¿Estás orando escrituras con el nombre de tu cónyuge en ellas? La palabra de Dios “penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón”. Hebreos 4:12. Oro para que tú tengas hambre y sed de leer la Palabra de Dios diariamente. Pídele al Señor que abra tus ojos y oídos espirituales, pidiéndole que te dé Su sabiduría y conocimiento divinos.
 
Tu Señor quiere revelarte su voluntad en tu tiempo de oración y devoción. Que tú y yo nos volvamos más como Jesús en nuestro tiempo de oración. Permítele al Señor que te muestre el poder de Dios al hacer el milagro de sanación de tu matrimonio.
 
¿Conoces la lealtad de Daniel hacia Dios y Su Palabra? La envidia de mucha gente hizo que se pusieran en contra de Daniel debido a la promoción que había tenido de ser el tercer más alto mandatario del reino. (Lee Daniel 4 y 5) Los enemigos de Daniel lograron que el Rey Darío diera un decreto que decía que si alguno rezaba a cualquier dios u hombre durante los próximos 30 días, con la excepción del Rey, ¡este sería tirado a la fosa de los leones!
 

Cuando Daniel se enteró de la publicación del decreto, se fue a su casa y subió a su dormitorio, cuyas ventanas se abrían en dirección a Jerusalén. Allí se arrodilló y se puso a orar y alabar a Dios, pues tenía por costumbre orar tres veces al día. Daniel 6:10
 
El rey estaba muy molesto y quería salvar a Daniel, pero los enemigos presionaban al Rey y le recordaban que ningún decreto que el rey emitiera podía ser cambiado. Las circunstancias parecían desesperadas para Daniel, “¡pero Dios!” Esto es lo que tú tienes que recordar sobre tus circunstancias que puedan estar viniendo contra ti, por tu esposo o esposa quien se ha convertido en tu enemigo por una temporada. “¡Pero Dios!” puede rescatarte del enemigo. Clama a Él y ora como nunca antes y veras lo que el Señor hará. Leamos el resto del capítulo 6 del libro de Daniel.
 

El rey dio entonces la orden, y Daniel fue arrojado al foso de los leones. Allí el rey animaba a Daniel: “¡Que tu Dios, a quien siempre sirves, se digne salvarte!” Trajeron entonces una piedra, y con ella taparon la boca del foso. El rey lo selló con su propio anillo y con el de sus nobles, para que la sentencia contra Daniel no pudiera ser cambiada… Tan pronto como amaneció, se levantó y fue al foso de los leones. Ya cerca, lleno de ansiedad gritó: “Daniel, siervo del Dios viviente, ¿pudo tu Dios, a quien siempre sirves, salvarte de los leones?” Daniel contesto desde el foso: “¡Que viva Su Majestad por siempre! Mi Dios envió a su ángel y les cerró la boca a los leones. No me han hecho ningún daño, porque Dios bien sabe que soy inocente. ¡Tampoco he cometido nada malo contra Su Majestad!” Sin ocultar su alegría, el rey ordenó que sacaran del foso a Daniel. Cuando lo sacaron, no se le halló un solo rasguño, pues Daniel confiaba en su Dios. Daniel 6:16-17, 19-23
 
Que tú y yo aprendamos esta poderosa lección de Daniel. Nunca olvides el poder de la oración y el poder de nuestro increíble y poderoso Dios. Tú sirves a un Salvador que ha resucitado y quien ha derrotado a satanás, así que comienza a caminar en fe. ¡Cree que Dios te rescatara de cualquier prueba o tribulación! Dios odia el divorcio y creo la institución del matrimonio. ¡Dios quiere restaurar tu matrimonio!
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: