newsletter_banner

Viernes, 25 de Noviembre del 2016

¡LA SANTA TRISTEZA!
 
Sin embargo, ahora me alegro, no porque se hayan entristecido sino porque su tristeza los llevó al arrepentimiento. Ustedes se entristecieron tal como Dios lo quiere, de modo que nosotros de ninguna manera los hemos perjudicado. La tristeza que proviene de Dios produce el arrepentimiento que lleva a la salvación, de la cual no hay que arrepentirse, mientras que la tristeza del mundo produce la muerte. 2 Corintios 7:9-10
 
Estamos orando para que muchos cónyuges e hijos pródigos vuelquen sus corazones hacia sus hogares este mes de noviembre para el día de Acción de Gracias. ¿Orarás para que tu esposo, esposa o hijos tengan esa ‘tristeza santa’ por sus pecados?
 
Estamos orando para que el Señor le hable a los pródigos muchas veces al día para que se aparten de su estilo de vida pecaminoso o dejen de hacer las cosa que son malas a los ojos de Dios como es mentir o vivir en pecado. ¿Cuántos hombres y mujeres caen en la trampa de satanás cuando empiezan a mentir en las cosas pequeñas que luego se vuelven mentiras en cosas grandes como secretos de infidelidad? ¿Tus hijos te escuchan decir mentiras? ¿Qué les estas enseñando a hacer?
 

El Señor aborrece a los de labios mentirosos, pero se complace en los que actúan con lealtad. Proverbios 12:22
 
¿Sabes cuantos matrimonios comienzan a desmoronarse porque uno o ambos cónyuges se mienten el uno al otro sobre dinero, amistades, personas en el trabajo o puede que les mientan a familiares y amigos? Tú tienes que tener cuidado de no caer en la trampa de satanás y te ciegues o engañes a ti mismo y comiences a exagerar las circunstancias de tu cónyuge. Examina tu forma de hablar y lo que le dices a otros o incluso a tu amado cónyuge. No mientas. Le estás abriendo la puerta al enemigo.
 

Pero nadie puede domar la lengua. Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal. Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas, creadas a imagen de Dios. De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. Santiago 3:8-10
 
Una persona que no está arrepentida puede sentirse triste por las consecuencias de su pecado, pero no lo suficientemente triste para cambiar sus acciones, sin importarle cuantas personas puedan estar sufriendo. La persona arrepentida tiene una verdadera ‘santa tristeza’ por los pecados que han cometido o están cometiendo y buscan tener una transformación del corazón por el poder del Espíritu Santo. Esto es por lo que vamos a estar orando específicamente por las próximas seis semanas por todos los esposos, esposas e hijos pródigos de todas las edades.
 

“Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes”. Ezequiel 36:26-27
 
El arrepentimiento es un proceso de transformación del carácter y actitudes. O, que esa sea tu oración cada día por tu amado cónyuge, que se arrepienta de su comportamiento y vida pecaminosa.
 

Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. 1 Juan 1:9
 
Cada cónyuge prodigo que está en camino a la restauración del matrimonio debe aprender a buscar al Señor y a orar a través de muchos asuntos diferentes, aprendiendo cómo reaccionar de la forma que Dios quiere que reaccionen. Simplemente ora por tu esposo o esposa y ponlos a los pies del Señor todos los días.
 
El primer paso para tener un matrimonio restaurado es pedirle a Jesucristo que entre en tu vida y en el desastre de tu matrimonio. Tú tienes que tener una relación personal con Jesucristo como Salvador de tu vida. ¿Has recibido a Jesucristo como Salvador y Señor de tu vida? Cuando le pides a Jesús que entre en tu vida, Él te salvará y se convertirá en tu Consolador, Consejero, Defensor, Abogado y Amigo en los días venideros, sin importar tus circunstancias.
 
Aquí tienes una oración que puedes orar:
 

Querido Jesús, creo que has muerto por mí y que has resucitado al tercer día. Te confieso que soy un pecador y que necesito Tu amor y perdón. Entra en mi vida, perdóname por mis pecados, y dame la vida eterna. Te confieso ahora que Tú eres mi Salvador y quiero que seas Señor de mi vida. Entrego todas las partes de mi vida a Ti, Señor. Gracias por mi salvación. Señor, muéstrame Tu voluntad y camino para que mi matrimonio sea resucitado y restaurado. Moldeame y hazme ser el cónyuge que necesito ser para mi esposo o esposa. Gracias por reconstruir mi matrimonio en la sólida roca de Jesucristo. Rezo esto en el poderoso Nombre de Jesús. Amén.
 
Aquí tienes una oración personalizada para que ores por tu esposo o esposa y por su salvación y arrepentimiento:
 

Señor, oro por la salvación y la restauración del matrimonio de cada esposo pródigo que está lejos de Ti. Estoy orando para que mi esposo o esposa tenga una santa tristeza, trayéndolo al arrepentimiento. Señor, abre sus ojos espirituales y conviértelos de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciba el perdón de sus pecados y un lugar entre los que son santificados por fe en Ti. Señor, toca, rescata y libralo de la trampa y la prisión de Satanás. Trae a mi amado cónyuge de vuelta a casa rápidamente. Señor, trae a todos los otros hijos pródigos de vuelta a casa de sus cónyuges que aguardan. Sé que nada es demasiado difícil para ti. Rezo esto en el poderoso Nombre de Jesús. Amén.
 
Estoy seguro de que cada cónyuge pródigo que ha vuelto a casa, (y hay muchos), está muy agradecido de que su esposo o esposa no se diera por vencido. No te des por vencido con tu Dios o con tu cónyuge durante las festividades de este año.
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: