newsletter_banner

Martes, 27 de Diciembre del 2016
El mensaje de hoy es de Bob, que era un pródigo que regresó a casa y se volvió a casar a mí por otros 23 años antes de que el Señor se lo llevó al cielo. Bob escribió 19 libros desde la perspectiva del pródigo durante más de dos décadas después de nuestro divorcio y segundas nupcias. – Charlyne

LA HISTORIA  DE NAVIDAD DE UN PRÓDIGO
 
Gritaré de alegría y cantaré tus alabanzas, porque me redimiste. Todo el día hablaré de tus justas acciones, porque todos los que trataron de hacerme daño fueron humillados y avergonzados.  Salmo 71:23-25
 
Fue la Navidad del 1985. La historia de los Steinkamp había comenzado a desenredarse varios meses antes, y apenas hubo un hilo dejado por las festividades. Nuestro divorcio iba a ser hecho final en enero. Lo que estás a punto de leer puede ser más información de la que tú quieras conocer. Mi deseo es compartir, desde mi corazón, algo de lo que yo estaba atravesando en esa temporada Navideña, con la oración de que nuestro Poderoso Dios pueda darte una visión de lo que tu pródigo está experimentando este mes.
 
 Al lado mío estaba mi agenda de planificación de mi día para el 1985. El mes de Diciembre tipifica el estilo de vida del pródigo como ningún otro mes del año. Yo oro para que tú puedas ver mejor todo lo que tu cónyuge está haciendo, para intentar detener el dolor que  está experimentando, así como lo hice yo. Mi propósito no es hablarte sobre la maldad de Bob, sino sobre la bondad de Dios.
 
El Domingo del 1ro de diciembre, yo escribí una carta a mi amigo y consejero Cristiano, en efecto, escribiéndole fuera de él. Donde el me estaba llevando, incluso aunque era verdad dura, era ya demasiado doloroso. Esa noche yo asistí a una clase de recuperación para el divorcio. La siguiente semana es una combinación que marca de los eventos del pródigo. Yo estaba teniendo problemas. Dos noches yo fui de compras para ropas nuevas. Hay notas de contactos con otras mujeres. El miércoles, 4 de Diciembre yo removí más de mis posesiones y mis libros de nuestra casa. El día siguiente, yo firmé un alquiler para un apartamento y comencé a mudar las cosas de mi apartamento de eficiencia donde me había estado quedando. (Nota que usé la palabra “quedando” porque el pródigo no está “viviendo.”)
 
El viernes 6 de Diciembre del 1985, fue el día más bajo de mi vida. En mi agenda, la fecha es marcada con una carita infeliz en el tope de la página. Escrito a través del día, dice “Una muy mala tarde.” Esa mañana, me fue pedido que dejara a Charlyne en la oficina del abogado. En la tarde, papeles fueron firmados dándole a ella la custodia de nuestros niños y básicamente todas nuestras posesiones, incluyendo nuestra casa. Yo también le di a ella todas nuestras cuentas pendientes de pago.
 
En la parte de atrás de mi agenda hay una lista de 29 personas que yo le mandaba tarjetas de Navidad a principios de Diciembre. Yo todavía puedo recordar lo extraño que me sentí al estar firmando mi nombre sin “y Charlyne” al final. De esa lista de 29 nombres, siete personas ahora están muertas. Hay 15 personas enlistadas que no he escuchado de ellas en años. Yo sólo sé que siete de aquellas personas están hoy, y que cinco de ellas son relativos. Sólo dos personas de mis tarjetas de Navidad como pródigo han sobrevivido a la prueba de pasar 20 años, y ambos de aquellos eran asociados de negocios. Las relaciones de los pródigos simplemente no tienen raíces profundas.
 
A través de Diciembre hay destacados eventos que yo no debí estar asistiendo, con personas que no debí de ir. Una serie de intentos superficiales en relaciones con otras mujeres es recordada. Una relación de seguimiento de la tenencia de primera mano se dio para hablar de matrimonio. ¿Cómo pude yo haber estado tan ciego en cuanto a enviar flores de Navidad a otra mujer, cuando mi esposa y mis hijos tuvieron que aceptar una canasta de alimentos de nuestra iglesia?
 
El incidente más vergonzoso que recuerdo es la noche que mis padres no pudieron obtener una respuesta por teléfono mía y el que alquilaba el apartamento reportó que mi coche estaba allí, pero que no había luz saliendo de la ventana. Mis ancianos mamá y papá manejaron 20 millas, temiendo que yo me hubiese hecho daño a mí mismo, solo para descubrir que yo estaba llegando de un bar del vecindario a donde yo había ido caminando. El pródigo que cree que el divorcio solo afecta al hombre y a la mujer debería haber estado en mis zapatos, parado delante de dos padres aterrorizados aquella noche.
 
Nuestro matrimonio estaba terminando, por todas las señales terrenales, y yo estaba siguiendo adelante con mi vida. ¿Qué hace un esposo pródigo con su viejo anillo de bodas? Yo estaba rasgado en conseguir a Charlyne un regalo de Navidad, por lo tanto, solucioné ambas situaciones con una decisión. Hice fundir mi anillo de bodas en una pepita de oro. En el desayuno en la mañana de la Navidad, dejé el paquete en la casa de mis padres para Charlyne y volví a mi apartamento, donde me pasaría solo todo el día. No hasta mucho tiempo más tarde, no entendí como esto devastó a Charlyne por lo que yo había hecho. En el día en que nos volvimos a casar, mi anillo de bodas fue sustituido por el que todavía uso hoy. Charlyne ahora lleva esa pepita de oro como un símbolo de lo que Dios puede hacer en un matrimonio que el mundo considera muerto.
 
¿Puedes comprender la situación del pródigo en la Navidad? Por todas partes el pródigo en Diciembre, todo lo que está viendo le recuerda las navidades pasadas con su familia. No parece escapar de las vistas y sonidos de la Navidad. En un inútil esfuerzo por aliviar el dolor, los pródigos intentamos replicar una unión, pero sin las responsabilidades. Independientemente de las tarjetas enviadas, dinero gastado, las partes asistieron, y todo el resto, no hay alivio.
 
Mi historia de Navidad como pródigo puede no haber sido la más feliz jamás escrita, pero sí tuvo un final feliz. Yo oro para que mi jornada de regreso contada en una agenda vieja amarilla sobre las dos décadas pueda ayudarte a entender algo de lo que el que tú amas, está experimentando esta temporada. Por encima de todo, a pesar de todo lo que está sucediendo, nunca olvides que Dios sana matrimonios heridos. El, solo, trae a pródigos a casa, incluso en Navidad.
 

“Cuando finalmente entró en razón, se dijo a sí mismo: ‘En casa, hasta los jornaleros tienen comida de sobra, ¡y aquí estoy yo, muriéndome de hambre! Volveré a la casa de mi padre y le diré: ‘Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.’”  Lucas 15:17-18
Porque El vive,

Bob Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: