newsletter_banner

Viernes, 14 de Abril del 2017

LAS ÚLTIMAS PALABRAS DE JESÚS
 
Entonces el sumo sacerdote levantándose, se puso en medio y preguntó a Jesús: “¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra Ti?” Pero Él se quedó callado y nada respondía. Le volvió a preguntar el sumo sacerdote[a]: “¿Eres Tú el Cristo (el Mesías), el Hijo del Bendito?” Jesús le contestó: “Yo soy; y verán al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo.”  Marcos 14:60-62
 
Jesús ha sido arrestado y está ahora solo. Hubo un juicio religioso ante Anás y Caifás, Pedro negó a Jesús, el Sanedrín condena a Jesús, la muerte de Judas, el juicio civil ante Pilato, el juicio ante Herodes quien lo mando de vuelta a Pilato, las burlas, Jesús fue golpeado, fue llevado a ser crucificado, y luego Él se fue en procesión hacia el Gólgota y la crucifixión.
 

Entonces Pilato se lo entregó para que lo crucificaran, y los soldados se lo llevaron. Jesús salió cargando su propia cruz hacia el lugar de la Calavera (que en arameo se llama Gólgota). 18 Allí lo crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado y Jesús en medio. Pilato mandó que se pusiera sobre la cruz un letrero en el que estuviera escrito: “Jesús de Nazaret, Rey de los judíos”. Muchos de los judíos lo leyeron, porque el sitio en que crucificaron a Jesús estaba cerca de la ciudad. El letrero estaba escrito en arameo, latín y griego. Los jefes de los sacerdotes judíos protestaron ante Pilato: “No escribas ‘Rey de los judíos’ más bien ‘Era él quien decía ser rey de los judíos’. Pilato les contesto: “Lo que he escrito, escrito queda”. Juan 19:16-22
 
Hay muchas lecciones que nosotros podemos aprender sobre la muerte en la cruz de nuestro Señor, pero creo que las últimas palabras que Él dijo en la cruz son las más profundas.
 
Perdón:
Y Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Lucas 23:34
 
Salvación:
Uno de los malhechores que estaban colgados allí Le lanzaba insultos, diciendo: “¿No eres Tú el Cristo? ¡Sálvate a Ti mismo y a nosotros!” Pero el otro le contestó, y reprendiéndolo, dijo: “¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? Nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos[a]; pero éste nada malo ha hecho.” Y añadió: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en[b] Tu reino”. Entonces Jesús le dijo: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.” Lucas 23:39-43
 
Amor:
Y junto a la cruz de Jesús estaban Su madre, y la hermana de Su madre, María, la mujer de Cleofás, y María Magdalena. Y cuando Jesús vio a Su madre, y al discípulo a quien Él amaba que estaba allí cerca, dijo a Su madre: “¡Mujer, ahí está tu hijo!” Después dijo al discípulo: “¡Ahí está tu madre!” Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa. Juan 19:25-27
 
Sufrimiento Espiritual:
Y a la hora novena Jesús exclamó con fuerte voz: “Eloi, Eloi, ¿lema sabactani?” que traducido significa, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué Me has abandonado?”  Marcos 15:34
 
Sufrimiento Físico:
Después de esto, sabiendo Jesús que todo ya se había consumado, para que se cumpliera la Escritura, dijo: “Tengo sed”. Juan 19:28
 
Triunfo:
Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: “¡Consumado es!” E inclinando la cabeza, entregó el espíritu. Juan 19:30
 
Entrega:
Era ya como la hora sexta, cuando descendieron tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena, al eclipsarse el sol. El velo del templo se rasgó en dos. Y Jesús, clamando a gran voz, dijo: “Padre, en Tus manos encomiendo Mi espíritu”. Habiendo dicho esto, expiró.  Lucas 23:44-46
 
¡Jesucristo ha pagado el precio! Dios mando a Su Hijo único para ser el último sacrificio, derramando su sangre en la cruz, muriendo por nuestros pecados. Jesucristo nos dio a cada uno de nosotros el más preciado regalo – la vida eterna. Las batallas de Su vida en la tierra terminaron. La victoria estaba a punto de suceder. Dios iba a revelar tu inmenso poder a todos.
 
“Se ha culminado, la batalla ha terminado, la victoria ha sido ganada”, son palabras de una muy conocida canción escrita por Bill Gaither, Se Ha Culminado. Los discípulos ese viernes, pensaron que su relación con Jesucristo había terminado. Pero el ministerio de los discípulos estaba apenas por comenzar de una manera aún más poderosa. Dios iba a mostrar Su poder sobre la muerte. Dios iba a revelar que Jesucristo había vencido la muerte y a satanás. Cree esto para tu matrimonio en este momento.
 
¿Estas dispuesta a esperar por lo mejor de Dios para ti y tu familia? ¿Estas caminando victoriosa hoy? ¿Crees que tu Señor ha pagado el precio para que tú y tu familia sean salvos? No permitas que el enemigo te robe tu fe y tu alegría. ¡Jesús venció al enemigo el domingo de Resurrección! ¡Tú y yo podemos caminar victoriosos cada día de nuestras vidas!
 
La oscuridad y la desesperanza de los problemas matrimoniales pueden ser abrumadores y llenarte de miedo. ¡Nunca olvides al Rey de Reyes a quien sirves! El viernes y el sábado fueron los días más oscuros para los discípulos. Puede que tu estés enfrentando tus días más oscuros con circunstancias difíciles, ¡pero recuerda que el domingo está muy cerca!
 
¡Esta Pascua de Resurrección celebra que Jesucristo está vivo! ¡El venció al enemigo! ¡Alaba su Santo Nombre! Nada es imposible para nuestro Señor, ¡incluyendo el resucitar todos los matrimonios muertos!
 

“Padre celestial, venimos a Ti esta Semana de Pascua para pedirte que vayas en busca de tus hijos pródigos que están enredados en los pecados de este mundo. Señor, sana y resucita todos los matrimonios muertos. Estamos orando para que haya un avance espiritual para miles de cónyuges e hijos pródigos que sean obedientes a Tu voz en la medida que Tu ablandas sus corazones de piedra, repentinamente este fin de semana. Señor, que tus hijos rebeldes se alejen de su orgullo y estilo de vida. Que hablemos y compartamos con toda nuestra familia y amigos sobre la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, pidiéndoles que vengan a la iglesia este fin de semana. Padre, adoramos y alabamos tu Santo Nombre por todo lo que Tú estás haciendo en los cielos. Te pedimos que así como derrotaste al maligno el domingo de Resurrección, derrotes al maligno quien está causando la separación y el divorcio en tantos matrimonios. Señor, enciende de nuevo y reaviva el amor en todos los matrimonios alrededor del mundo. Creemos en tu inmenso poder. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amen”.
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: