newsletter_banner

Jueves, 12 de Octubre del 2017

SEÑOR, AYÚDAME A AMAR A MI CÓNYUGE
 
 Después, el Señor Dios dijo, “No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él.”  Puso nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales salvajes; pero aún no había una ayuda ideal para él. Entonces el Señor Dios hizo que el hombre cayera en un profundo sueño. Mientras el hombre dormía, el Señor Dios le sacó una de sus costillas y cerró la abertura. Entonces el Señor Dios hizo de la costilla a una mujer, y la presentó al hombre.¡Al fin!” —exclamó el hombre—.¡Esta es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Ella será llamada ‘mujer’ porque fue tomada del hombre.”  Génesis 2:18, 20-25
 
El enemigo vino a robar, matar y a destruir tu matrimonio. En tu día de bodas, ¿pensaste alguna vez que tu matrimonio terminaría en una crisis? Antes de tu matrimonio, ¿discutieron tú y tu cónyuge de como manejarían los conflictos? ¿Se pusieron ustedes de acuerdo que no iban a permitirle a nadie ni a nada destruir su matrimonio? Entonces, ¿qué cambió?
 
¿Recuerdas el amor que tú y tu cónyuge una vez compartieron? ¿Recuerdas los primeros días cuando se hablaban el uno al otro por horas?
 
Las cosas han cambiado ahora, pero, ¿Estás deseando ser el primero en tu matrimonio para escoger amar a tu cónyuge incondicionalmente? ¿Estás deseando esperar en el tiempo del Señor?
 

Lo más importante de todo es que sigan demostrando profundo amor unos a otros, porque el amor cubre gran cantidad de pecados.  1 Pedro 4:8
 
Yo oro para que aprendas la santidad y convenio del matrimonio. ¿Vas a escoger nunca olvidar tus votos matrimoniales que hiciste a tu esposo o esposa, los que dijeron, “en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte nos separe?” Tus hijos necesitan a ambos de ustedes en casa y las estadísticas están confirmando esto que ahora más que nunca antes. El matrimonio fue el plan de Dios.
 
El Espíritu Santo puede resolver uno y cada problema que puedas estar enfrentando. ¿Vas a rendirte de escuchar a todo el mundo, deseando tu propio camino y libertad, y escoger buscar la perfecta voluntad de Dios para tu matrimonio? Dios solo necesita a una persona que se pare en la brecha para comenzar a trabajar en tu matrimonio.
 

“Busqué a alguien que pudiera reconstruir la muralla de justicia que resguarda al país. Busqué a alguien que se pusiera en la brecha de la muralla para que yo no tuviera que destruirlos, pero no encontré a nadie.”  Ezequiel 22:30
 
¿Cómo estas lidiando con tus emociones? Puede que te sientas cansado debido a que tienes tal pesada responsabilidad en este momento. Pídele al Señor que te ayude en todas tus necesidades. Nunca pares de orar y hablarle a Él diariamente.
 
¿Estás leyendo tu Biblia? Dios desea una relación personal contigo primero. Hazle a Él preguntas. Escríbelas y entonces espera por Su sabiduría y conocimiento. ¡Nunca olvides que nada es muy difícil para Dios hacer, incluyendo la resurrección de tu matrimonio muerto!
 
¿Amas a tu cónyuge de la manera que deberías? Yo sé que en este momento podrías estarlo odiando y en el momento siguiente luchando y clamando a nuestro Señor para que tu cónyuge te llame.
 
Yo oraba para que Bob pensara en mí, en nuestros hijos y llamara para chequear sobre nosotros. Yo sé el dolor y las heridas por las que estás atravesando. Yo oro para que puedas luchar por tu matrimonio como si hubiese sido tomado como prisionero de guerra. Es así como están ellos ahora espiritualmente. El enemigo, Satanás, los tiene cegados, engañados y sordos a las verdades de Dios sobre el amor, el matrimonio y sus responsabilidades como esposo o esposa y como padre o madre. ¡No te rindas en tu amado cónyuge!
 
Hoy, pídele al Señor que reavive y reencienda el amor en el corazón de ambos, de ti y de tu cónyuge para que ambos sientan el brillo y amor que ustedes se tenían el uno por el otro de nuevo. Yo sé que esto puede suceder, ya que yo odiaba a mi esposo, pero el Señor tocó y cambió mi corazón primero y entonces Dios comenzó a trabajar en el corazón de mi esposo.
 
Pídele a Dios que restaure ese profundo amor que una vez tuviste por tu cónyuge. ¡Recuerda, este va a ser el verdadero amor de Dios, no una lujuria a los ojos de la carne lo cual es lo que ellos tienen por la falsificación (la otra persona)! ¡No te rindas!
 

De la misma manera, el marido debe amar a su esposa como ama a su propio cuerpo. Pues un hombre que ama a su esposa en realidad demuestra que se ama a sí mismo. Nadie odia su propio cuerpo, sino que lo alimenta y lo cuida tal como Cristo lo hace por la iglesia.  Y nosotros somos miembros de su cuerpo. Como dicen las Escrituras, “El hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo.”  Eso es un gran misterio, pero ilustra la manera en que Cristo y la iglesia son uno.  Por eso les repito: cada hombre debe amar a su esposa como se ama a sí mismo, y la esposa debe respetar a su marido.  Efesios 5:28-33
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Posted in A Charlyne Le Importa

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: