A Charlyne Le Importa

newsletter_banner

Viernes, 26 de Mayo del 2017
¿QUÉ ESTÁS HABLANDO?
 
El hombre con experiencia no habla demasiado, el inteligente se toma su tiempo antes de hablar. Hasta un tonto pasaría por sabio si supiese callarse; mientras cierre la boca es inteligente. Proverbios 17:27-28
 
¿Tienes control sobre tu lengua y lo que hablas? ¿Tienes que tener la última palabra en una discusión o en un argumento? ¿Escuchas con atención o estás siempre listo para interrumpir o defenderte? Hace años, y sí, a veces, aun ahora, digo una frase más para tratar de demostrar o explicar mi punto en ese momento, cuando el silencio habría sido mucho mejor. ¿Te pasa a ti lo mismo?
 

El que responde antes de haber escuchado pasa por un estúpido y queda en ridículo. Proverbios 18:13
 
Hermanos muy queridos, sean prontos para escuchar, pero lentos para hablar y enojarse, pues la ira del hombre no realiza la justicia de Dios. Santiago 1:19-20

 
Nuestras palabras nos pueden meter en un montón de problemas, a menos que aprendamos a cuidar lo que decimos o el tono que usamos para decirlo. ¿Cuántas palabras tú o tu cónyuge se han dicho el uno al otro en una pelea de las que luego se arrepienten de haberlas dicho? ¿Cuántas cosas le has dicho a tus hijos de las que te arrepientes? Todos tenemos que pensar antes de hablar.
 

Así también la lengua es algo pequeño, pero puede mucho; vean cómo una llama devora bosques. La lengua es un fuego, y es un mundo de maldad; rige nuestro organismo y mancha a toda la persona: el fuego del infierno se mete en ella y lo transmite a toda nuestra vida. Animales salvajes y pájaros, reptiles y animales marinos de toda clase han sido y de hecho son dominados por la raza humana. 8 Pero nadie ha sido capaz de dominar la lengua. Es un azote que no se puede detener, un derrame de veneno mortal. Santiago 3:5-8
 
¿Se te hace difícil hablar con tu pareja sobre diferentes temas? ¿Y con tus hijos? ¿Los escuchas a ellos y valoras sus opiniones? Después de muchos años de escuchar tantas historias diferentes, sé que muchos hombres y mujeres no saben cuándo hablar y cuándo escuchar.
 

Comenzar una pelea es como abrir una represa; desístete antes que se dé curso a la demanda. Proverbios 17:14
 
Tenemos que aprender a controlar nuestras lenguas. Tenemos que aprender que el enemigo usa la lengua para alimentar el fuego y las peleas en una relación matrimonial.  Pon reglas sobre cuándo dejar de discutir y calmarte y luego hablar de ese tema en otro momento.
 
Personalmente, creo que muchos matrimonios se destruyen por falta de perdón por las cosas que se dijeron. Un desacuerdo sobre algo de poca importancia puede terminar en una guerra de palabras que palabras que nunca deberían haberse dicho en un momento de ira. Ganar una pelea o un desacuerdo no significa que uno haya realmente ganado nada a los ojos del Señor. Permíteme compartir algunas escrituras que todos debemos aprender y recordar sobre nuestra lengua y las peleas:
 

No tengas nada que ver con discusiones necias y sin sentido, pues ya sabes que terminan en pleitos. Y un siervo del Señor no debe andar peleando; más bien, debe ser amable con todos, capaz de enseñar y no propenso a irritarse. Así, humildemente, debe corregir a los adversarios, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento para conocer la verdad, de modo que se despierten y escapen de la trampa en que el diablo los tiene cautivos, sumisos a su voluntad. 2 Timoteo 2:23-26
 
El hombre arrebatado arma peleas, el que demora en enojarse trae la calma. Proverbios 15:18
 
Sin leña se apaga el fuego; sin chismes se acaba el pleito. Con el carbón se hacen brasas, con la leña se prende fuego, y con un pendenciero se inician los pleitos. Proverbios 26:20-21
 
Honroso es al hombre evitar la contienda, pero no hay necio que no inicie un pleito. Proverbios 20:3

 
Espero que estés escuchando mi corazón hoy. El mundo de hoy dice cualquier cosa en la televisión, películas o videos. Hemos perdido toda la sensibilidad de lo que decimos, delante de quien lo decimos o si es correcto o incorrecto. ¡Lo que sembramos, es lo que cosechamos! Los niños hoy en día usan malas palabras a una edad cada vez más precoz, muchos hablan de forma despectiva, gritándoles a sus padres, son groseros y no muestran respeto por los adultos, ya que han estado escuchando a sus padres u otras personas.
 
Espero examines tu propio corazón y tu familia para ver si necesitas comenzar a cambiar las palabras que se dicen en tu casa. ¿Necesitas hablar con tus hijos o nietos de sus palabras? Si tus hijos son mayores, puede que tengas que sentarlos y decirles que tú has cometido algunos errores en tu vida, pero que vas a tratar de cambiar algunos malos hábitos y diles cómo quieres que sea tu casa en adelante. Sí, tomará tiempo, pero valdrá la pena el esfuerzo.
 

Aparta de ti la perversidad de la boca, y aleja de ti la falsedad de los labios. Proverbios 4:24 (RVA)
 
Permíteme sugerirte enfáticamente que aprendas este principio antes de que tu esposo o esposa vuelva a casa. Oímos de muchos cónyuges que les ha ayudado mucho en no iniciar una pelea o una discusión durante su proceso de restauración del matrimonio.
 
Tú y yo podemos marcar la diferencia en nuestro matrimonio cuidando lo que decimos. Muchos luchadores nos han dicho que sus bocas estaban llenas de malas palabras antes de conocer al Señor. Pero cuando aceptaron a Jesucristo como su Salvador, sus lenguas y corazones fueron tocados y cambiados. Permite que el Señor comience a transformarte por completo, ahora mismo tocándote la lengua y cambiando tu manera de hablar.
 

La muerte y la vida están en el poder de la lengua, y los que gustan usarla comerán de su fruto. Proverbios 18:21
Dios te bendiga,

Charlyne Steinkamp
Regocijo Ministerio Matrimonial
Sitio Web del Ministerio  |  Librería  |  Radio 24/7
Donaciones  |  Página Capilla  |  Página Español

A CHARLYNE LE IMPORTA Archivos

Recibe via e-mail el Devocionario Diario – A Charlyne Le Importa

Rejoice Marriag Ministries Home Page
 
Contribute
 
Hiding God's Word In Your Heart
 
Fight For Your Marriage Podcast
 
Forgive Them
 
Charlyne Cares for Kids
 
The Chapel
 
Restored Marriages
 
Conference Calls
 
Standing Firm
 
Testimonies

Share this: